Solís, Antonio de

El amor al uso



Edición a cargo de:
Judith Farré
Procedencia:
PROTEO - TC/12
  • Comedias de don Antonio de Solís... En Madrid, por Melchor Álvarez, a costa de Justo Antonio de Logroño, librero (1681).
  • Parte 47 de Comedias nuevas escogida de los mejores ingenios de España. En Madrid, en la oficina de Melchor Álvarez, a costa de Manuel Sutil (1681).
  • Suelta, Madrid, librería de Quiroga, 1799.
  • Edición de Frèdèric Serralta en Anejos de Criticón (5, 1996).
Digitalización a cargo de:
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes Saavedra, 2014

PERSONAS

DON GASPAR
DON GARCÍA
DON DIEGO
DON MENDO, viejo
ORTUÑO, gracioso
MARTÍN
DOÑA CLARA
DOÑA ISABEL
JUANA, criada
INÉS

Jornada I

Salen por una puerta DON GASPAR y ORTUÑO, y por otra DON DIEGO y MARTÍN.

DIEGO
¿Viste a doña Clara bella?

GASPAR
¿Viste a doña Clara? Di.

MARTÍN
Digo, señor, que la vi.

ORTUÑO
Digo que estuve con ella.

DIEGO
5
¿Cómo admitió mi cuidado?

GASPAR
¿Fue mi cuidado admitido?

MARTÍN
Quiérete de lo perdido.

ORTUÑO
Quiérete de lo apretado.

DIEGO
Vive en mi pecho, adorada
su hermosura.

GASPAR
10
A lo que entiendo,
de tres que hoy estoy queriendo,
es la menos engañada.

DIEGO
¿Y a mi papel respondió?

GASPAR
¿Y respondió a mi papel?

MARTÍN
15
Esta es la respuesta dél.

ORTUÑO
Esta respuesta me dio.

(Da un papel cada uno a su amo.)

GASPAR
Que pagase la escribí,
el amor que la tenía.

DIEGO
No creo la dicha mía.
Dice así: Pues...

GASPAR
20
Dice así:
(Leyendo DON DIEGO mientras lee DON GASPAR.)
«Señor don Gaspar, decidme,
de que vos seáis mi amante,
¿qué culpa he tenido yo?
¿Qué queréis, que yo os lo pague?
25
¿Paga queréis? Ciertamente,
que yo soy tan ignorante,
que juzgué que merecía
que me quisiesen de balde.
Pero ya que ha de haber paga,
30
poned el precio tratable,
que muy caro y muy amado
lo dijeron nuestros padres.
Decidme en lo qué estimáis
vuestros suspiros constantes,
35
aunque en lo poco que cuestan,
se ve lo poco que valen.
Para amante de palacio
era bueno ese coraje,
donde han de esperar un siglo
40
sin esperar un instante.
Templad la cólera, pues,
para el papel de adelante,
si no queréis encontrar
más apriesa el Dios os guarde».

DIEGO
45
¿Hay mujer tan desigual?
Nunca tal donaire vi.
Pero, ¿aquel que viene allí,
no es don Gaspar? ¡Don Gaspar!

GASPAR
¡Don Diego!

DIEGO
Siempre que os veo
50
deseo llegar a hablaros
y en cuantos pueden trataros
es este común deseo;
porque el gusto con que habláis,
el garbo con que sentís,
55
lo sutil que discurrís
y lo bizarro que obráis,
os ha hecho merecer
de gran cortesano el nombre.

GASPAR
Vos me hacéis merced.
(Aparte.)
(Este hombre
60
o es necio o me ha menester.)

DIEGO
Yo he menester, don Gaspar, ...

GASPAR
(Aparte.)
(Miren si lo dije.)

DIEGO
...que hoy,
de un raro empeño en que estoy,
me venga a desempeñar
vuestro ingenio.

GASPAR
65
Bien podéis,
seguramente, mandarme.

DIEGO
Volvéis, de nuevo, a empeñarme
con la merced que me hacéis.
Sabed, pues, que a cierta dama
70
-que ardor procurado ha sido,
porque mi pecho encendió,
arde en invisible llama-
escribí ayer un papel,
pidiendo de mi cuidado
75
el premio y ese crïado
me trae la respuesta dél.
Son versos... Yo entiendo desto
lo que sabéis, don Gaspar,
pues nunca supe pasar
80
lo ignorante por modesto.
Y así he menester que vos
a este papel respondáis.

GASPAR
Haré lo que me mandáis.

DIEGO
Yo os buscaré.

GASPAR
Adiós.

DIEGO
Adiós.

ORTUÑO
85
¿Que escuches esta veleta
y le ofrezcas responder?
¿Versos para otro has de hacer,
que es peor que ser poeta?
Escriba a su dama, en fin,
90
cualquiera que della alcance,
que por ver un buen romance,
sabrá hacer un mal latín.
Mas, ¿con ajena mujer
gastar propia discreción?
95
¿Yo he de poner la razón
y el otro la ha de tener?
¿No es bobería de prueba,
y de las bien acabadas,
el que tú la persüadas
100
para que el otro la mueva?

GASPAR
Dices bien, mas si don Diego
hermano de Isabel es,
que es la una de las tres
que hoy estoy queriendo ciego,
105
y si tiene tal fortuna,
que pared en medio posa
de mi doña Clara hermosa,
que es también de tres la una,
considera si es en vano
110
que yo quiera complacer
a un hombre que he menester
por vecino y por hermano.

ORTUÑO
Eso sí, no se dé paso
sin intención, que si es
115
boba la Fortuna, es
porque lo hace todo acaso.

GASPAR
No has dicho mal.

ORTUÑO
Por ventura,
aunque tú eres tan famoso
en esto de lo gracioso,
120
¿no sabes que eres mi hechura?

GASPAR
Veamos lo que dice aquí
esta dama, que quizá
para hacer reír será
mejor que tú. Dice así:
125
(Lee.)
«Señor don Diego, decidme,
de que vos seáis mi amante,
¿qué culpa he tenido yo?
¿Qué queréis, que yo os lo pague?
¿Paga queréis? Ciertamente
130
que no soy tan ignorante...»
¿Qué es esto?

ORTUÑO
Aguarda, ¿no es eso
lo que leíste denantes?

GASPAR
Lo mismo y de doña Clara
la letra. ¿Hay más raro lance?

ORTUÑO
¿Qué dices?

GASPAR
135
Lo que has oído
Es lo cierto.

ORTUÑO
Luego, ¿hace
a dos luces y te viene
a ti mutatis mutandis?

GASPAR
Extraño suceso ha sido.

ORTUÑO
140
Déjame, sin enojarte,
soltar una carcajada
que me estorba en el gaznate.

GASPAR
A mí ríete por cierto,
que yo propongo ayudarte.

ORTUÑO
145
Ven acá. ¿Para qué finges
que no sientes los pesares,
si entre aquel esfuerzo mismo
con que escondes el coraje,
se reconoce que son
150
los celos rabiosos canes,
que están mordiendo el pecho
y te halagan el semblante?

GASPAR
Mira, verdad es que ha sido
esta causa muy bastante
155
para que cualquiera bobo
dijera sus pocos de ayes.
Pero, ¿tú no me conoces?
¿No sabes mi humor? ¿No sabes
que me quiero, que me adoro
160
y no gusto de matarme?
¿Yo he de sentir a mis solas,
de amor los necios achaques?
La hermosura solo es buena
para cuando está delante,
165
fuera de que este papel
no tiene considerable
favor y esta dama mezcla
lo honrado con lo galante,
y es en ella lo esparcido
170
seña de lo incontrastable.

ORTUÑO
Lo que yo sé es que la Clara
es clara y habla en romance,
y si he de decir verdad,
viendo el papel en dos partes,
175
la quisiera preguntar
a cuántos traslados caes.

GASPAR
Escriba a los que quisiere.
Esto pudiera enfadarme
si yo no tuviera otra
180
dama que me despenase.
¿Por qué piensas que no puede
ser de sola una amante
un hombre? Porque en riñendo
no hay qué hacer y se deshace.
185
Nunca ha de haber un cuidado
solo que pueda ensancharse
sin estorbo, mejor es
que con otro se embarace,
que un cuidado ha muerto a muchos
190
y muchos no han muerto a nadie.
Porque es cierto, aunque los muchos
la imaginación barajen,
que no hacen una mortal,
muchas culpas venïales.
195
Yo por lo menos, Ortuño,
si tengo de hablar verdades,
cuando en una parte estoy
rendido y me dan pesares,
voyme a otra parte, que a mí
200
el amor más penetrante,
totalmente desta suerte,
me pasa de parte en parte.

ORTUÑO
¿Sabes lo que digo?

GASPAR
¿Qué?

ORTUÑO
Que sin duda deso nace
205
el decirse en Madrid que eres
persona de muchas partes.
Pero gracioso has estado,
no se te niegue que sabes
el chiste y yo, por lo menos,
210
me entretengo de escucharte.

GASPAR
Bufón, ¿pierdesme el respeto?

ORTUÑO
Deja lo amo a una parte,
que preciarse de muy amo
solo a un vizconde le atañe
215
y vamos al caso, ¿al fin,
con quién has de despicarte?

GASPAR
Con Isabel.

ORTUÑO
Harás bien,
que por cierto que es un ángel
y hará lo mismo que esotra,
220
cuando tú menos te cates.

GASPAR
Isabel es muy atenta,
no vive de dar pesares
como esotra. Solo tiene
una tacha muy notable.

ORTUÑO
¿Cuál es?

GASPAR
225
Que me quiere mucho.

ORTUÑO
¿Y esa es tacha?

GASPAR
De las grandes.
Mira, yo no aconsejara,
aquí que no nos oye nadie,
que tuviera satisfecho
230
ninguna dama a su amante,
que en banquetes y en amores,
en mujeres y en manjares,
no hay, desde estar satisfecho
a estar harto, dos instantes.

(Sale DON GARCÍA y un criado.)

GARCÍA
235
Ve, Fabio, a lo que te digo,
y si a don Gaspar hallares,
dile que en anocheciendo
en la Vitoria me aguarde.

CRIADO
Yo voy, pero, ¿no es aquel
don Gaspar?

GARCÍA
240
Dicha fue hallarle.
Ve a lo demás. ¡Don Gaspar!

GASPAR
Don García, Dios os guarde.

GARCÍA
Rato ha que os ando a buscar.

GASPAR
Pues, ¿qué tenéis que mandarme?

GARCÍA
245
Todo el pecho he de fiaros.
Mi amigo sois, escuchadme.
Bien sabéis que ha pocos días
que después de varios lances
de mi fortuna, volví
250
a Madrid, porque mis padres,
por algunas conveniencias,
trataron de desposarme
con una dama a quien yo,
aunque es su belleza grande,
no me inclino.
255
(Aparte.)
(Débame
doña Clara el que yo calle
su nombre, cuando confieso
que no gusto de casarme.)
También os dije que yo
260
de otra hermosura era amante,
tan rara como imposible.

GASPAR
Fueron palabras formales;
por señas que yo intenté
saber la dama y mudasteis
265
plática, desaliñando
todas mis curiosidades.

GARCÍA
Pues ya, amigo don Gaspar,
está el caso de tal arte,
que es fuerza que le sepáis.

GASPAR
270
Estaba por no escucharle,
pero decid.

GARCÍA
Pues sabed
que la que adoro constante,
y por quien hoy no me caso,
es doña Isabel de Chaves.

GASPAR
¿Doña Isabel?

ORTUÑO
275
(Aparte.)
(Bueno es esto.
¡Guerra, otra dama le sale!)

GARCÍA
Pues, ¿qué os admiráis?

GASPAR
Me admiro
de ver lo que ponderasteis
lo imposible.

GARCÍA
¿No sabéis
280
que el que me obligó a ausentarme
desta corte fue don Diego,
su hermano, por los pesares
antiguos y que aun entonces
se dieron medios bastantes
285
para el pundonor? No sé
si los admitió el coraje.

GASPAR
Bien sé que sois enemigos,
y él, don Diego, no ha un instante
que estuvo conmigo aquí,
290
pero las dificultades
no las llaméis imposibles.

GARCÍA
Para el amor todo es fácil.
Sabed, pues, que aquesta noche
entro en su casa algo tarde
295
y como no es bizarría
exponerse a algún desaire
por despreciar el peligro,
de vos quiero acompañarme.
(Aparte.)
(Valíme de una crïada,
300
mas no quiero confesarle
que es mi amor tan despreciado
que destos medios se vale.)
¿Qué me dices?

GASPAR
Que os iré
sirviendo.

GARCÍA
Pues al instante
305
que anochezca os buscaré.

GASPAR
En casa estoy.

GARCÍA
Dios os guarde.
(Vase.)

ORTUÑO
¿Oye, ucé, señor, no es esta
la dama quita pesares?
¿No es la atenta? ¿No es la fina?
310
Por vida de quien se harte,
pues estaba satisfecho,
y han pasado dos instantes,
comerá.

GARCÍA
Ya empezarás
a decir mil disparates.

ORTUÑO
315
Di ahora que no lo sientes.

GASPAR
¿Qué he de sentir, ignorante?

ORTUÑO
Que en las heridas de amor
te están echando vinagre.

GASPAR
Ortuño, a menos mujeres,
más ganancia.

ORTUÑO
320
Esos refranes
son de viejos, que no pueden
y echan la culpa al que saben.
Y bien, ¿qué piensas hacer?
¿En efecto ha de quedarse
deste modo?

GASPAR
325
Que con ellas
verásme ciego, verásme
interrumpida la acción,
y las voces desiguales
quejarme, sin sentir más
330
que la gana de quejarme.
Y en tanto que esto se logra,
por que no entren los pesares
a tomar más posesión,
irme otro rato a otra parte.

ORTUÑO
335
Plega a Dios, que a camas tres
no haya enfermo.

GASPAR
En esta calle
ha de vivir.

ORTUÑO
¿Quién es esta
que quieres sin darme parte?

GASPAR
Ha pocos días, Ortuño,
340
que la hablé bajando al parque
y la vine acompañando.
Es pícara de buen arte,
poco porte, buen despejo,
bien prendida, no mal talle,
345
y es mejor el hacer hora,
que es cosa muy importante.

ORTUÑO
Tienes en eso buen gusto,
pero ahora no la hables.

GASPAR
¿Por qué?

ORTUÑO
Porque está ocupada,
yo lo sé.

GASPAR
350
¿De qué lo sabes?

ORTUÑO
De que a ti te dice mal
y ansí no importa mudarte.
Pide tahúr otra suerte
y no pidas otro naipe.

GASPAR
355
Ya a la casa hemos llegado.
Entra, pues, en ella y sabe
si puedo entrar.

ORTUÑO
¿Cuál de aquestas
es la casa?

GASPAR
Aquella grande.

ORTUÑO
¿Y en qué cuarto?

GASPAR
En el postrero,
360
que cae hacia esotra calle.

ORTUÑO
Ven acá, ¿y cómo se llama?

GASPAR
Doña Juana.

ORTUÑO
¿Juana? ¡Tate!
¿No es una moza trigueña,
que tiene los ojos grandes
y canta un poco?

GASPAR
365
La misma.

ORTUÑO
Pues usted pase adelante.

GASPAR
¡Anda, loco!

ORTUÑO
(Aparte.)
(Vive Cristo,
que si en ti no he de vengarme,
porque no es fácil, señor,
370
en ella sí porque es fácil.)

GASPAR
Pues, ¿quién es esta?

ORTUÑO
Es mi moza.

GASPAR
¿Qué dices?

ORTUÑO
Lo que escuchaste.

GASPAR
Pues, ¿esto qué importa?

ORTUÑO
¿Cómo?
No hagamos desto donaire,
375
que aunque es tuyo mi respeto,
mi respeto no es de nadie,
fuera de que esta mañana
ha salido a acomodarse
con una ama que ha buscado,
380
con que yo no puedo darle
el plato de Talavera,
sino de medio mogate.
No me ha avisado la casa,
aunque quedó de avisarme,
385
y así ni aun yo sabré della.
No hay sino echar otro lance,
pues eres tan infeliz
que ni aun a las tres hallaste
la vencida.

GASPAR
¿Y eso llamas
390
ser infeliz, ignorante?
Solo es dichoso en mujeres,
aquel de quien caso no hacen.

ORTUÑO
Bien te consuelas.

GASPAR
No es eso,
sino apurar las verdades.
395
Decía un hombre cortesano
que el llamar en cualquier lance
a la casa de la dama
no es acción que puede errarse,
porque hace lo que yo quiero
400
si acaso la puerta me abre,
y, si no me abre la puerta,
lo que me conviene hace.

ORTUÑO
Sabes, señor, ¿lo que digo?
La Clara escribe a otro amante,
405
la Isabel habla de noche
y Juana es mía, pues date
a otro oficio, porque aqueste
tiene muchos oficiales.

GASPAR
Ven, Ortuño, que verás
410
rendidas las voluntades
de la Clara, la Isabel
y la Juana a pocos lances,
con solo que yo recete
a la Clara unos pesares,
415
a la Isabel unos celos
y a la Juana unos reales.

ORTUÑO
Anda, que si esta mañana
con tres damas madrugaste,
tres te faltan para tres
420
y aún no ha llegado la tarde.

(Vanse y sale DOÑA ISABEL e INÉS con mantos, y DON GARCÍA.)

GARCÍA
Bella Isabel, dueño mío...

ISABEL
Yo no he de pasar de aquí,
si no os quedáis.

GARCÍA
No es en mí
el seguiros albedrío;
425
en vuestro propio desvío
está la dulce violencia
que arrastra mi resistencia
con oculta mano, pues
si vuestro el imperio es
430
¿cómo extrañáis mi obediencia?
Errando mis pasos van,
pero errando con disculpa,
que el hierro no tiene culpa
del impulso del imán.
435
Airados, señora, están
conmigo esos ojos bellos,
mas, ¿quién podrá obedecellos,
si hasta llegar a mirarlos
causan hechizo en amarlos,
440
con la lisonja del vellos?
Salir deste coche os vi,
dando tan nuevos verdores
a este campo, que en sus flores
presumo que os conocí.
445
Sin elección os seguí,
si juzgáis que hubo elección
en tan voluntaria acción;
obra fue de esa beldad
el parecer voluntad
450
lo que ha sido sujeción.

ISABEL
Dejad, señor don García,
tan mal fundada fineza,
que deslucís la firmeza
con visos de la porfía.
455
Público este sitio es
y, a costa de mi opinión,
no es bien que vuestra afición
solicite su interés,
que el vulgo siempre se inclina
460
a juzgar con cierta fe
y le parece que ve
aun aquello que imagina;
y así, la que ha de cuidar
de sí, en nada ha de exceder,
465
supuesto que está el creer
tan cerca del sospechar,
demás que si estáis tratado
de casar con doña Clara,
cuya belleza es tan rara,
470
como lo habéis ponderado,
no os admiréis de que esté
hoy mi rigor tan extraño,
ni busquéis más desengaño
que saber que yo lo sé.

GARCÍA
475
Señora, pues lo sabéis,
sabéis que, aunque se trató,
lo estoy resistiendo yo
por vuestro amor.

ISABEL
Mal hacéis,
que todo lo habréis perdido.

GARCÍA
480
Más quiero vuestro rigor,
señora, que su favor.
Demás que ella no ha admitido
la plática.

ISABEL
(Aparte.)
(A Dios pluguiera
que no me hiciera el pesar
485
de admitir a don Gaspar
y a todo el mundo admitiera.)
Dejad, pues, de acompañarme,
que esa dama no es mi amiga
y no quiero que se diga
490
que os admito por vengarme.

GARCÍA
Señora, si yo perdí
la libertad, ...

ISABEL
Que os quedéis
os suplico.

GARCÍA
...mal podréis, ...

ISABEL
Yo no he de pasar de aquí
495
si no os quedáis, don García.

GARCÍA
...mis afectos estorbáis.

ISABEL
Estáisme haciendo un pesar
que toca ya en grosería.

(Sale DOÑA CLARA y JUANA.)

CLARA
Bueno está el campo.

JUANA
Los días
500
de sol está muy ameno
de humanos árboles siempre,
Leganitos.

CLARA
Dame luego
(Dáselos.)
esos papeles, si acaso
yo no me acordare dellos,
505
que por no perder el campo,
no me detuve a leerlos.

JUANA
¿Tanto cuidado, señora,
te deben tus pobres dueños,
que han menester mi memoria
510
para hablar tu pensamiento?

CLARA
Como ha poco que me sirves,
se te hará intratable y nuevo
el modo con que yo trato
este animal imperfecto
515
del hombre, cuyos engaños,
dobleces y fingimientos,
estoy por decir que son
aún mayores que los nuestros.
Mas, ¿no es aquel don García?

JUANA
520
¿Es alguno de los dueños
destos papeles?

CLARA
No, Juana,
pero es otro a quien mis deudos
tratan de casar conmigo.
Y ella es Isabel ¡Qué bueno,
525
también las atentas hablan!

GARCÍA
(Aparte.)
(Allí a doña Clara veo,
pesaráme si me ha visto.)

ISABEL
Otra vez a decir vuelvo
que no he de pasar aquí,
don García.

GARCÍA
530
Ya me quedo.

ISABEL
Quedáos, pues.
(Aparte.)
(Mas, ¿doña Clara
no es esta? Aunque se ha encubierto
la he conocido. Sin duda
que me obedeció, por eso
535
tan apriesa don García.
¡Pues no le valdrá!)

GARCÍA
Aunque pierdo
la fortuna de seguiros,
logre la de obedeceros.

ISABEL
Hame obligado de suerte
540
veros tan cortés y atento,
que os permito que conmigo
vengáis hasta el coche.

GARCÍA
(Aparte.)
(Aquesto
es peor.)

ISABEL
Tanta fineza
bien merece tanto premio.
Venid.

GARCÍA
545
(Aparte.)
(Esto es ya preciso.)

ISABEL
(Aparte.)
(De entrambos así me vengo.)

CLARA
Anda, Juana, y no te pares,
que me ha cansado este necio.

(Van pasando por delante tapadas.)

ISABEL
¡Qué vana!

CLARA
¡Qué presumida!

ISABEL
¿Si me ha conocido?

CLARA
550
Pienso
que no me vio.

ISABEL
¿Don García?

GARCÍA
¿Señora?

ISABEL
Hasta aquí está bueno,
ya os podéis quedar.

GARCÍA
Ahora
perdonadme, que no quiero.

ISABEL
555
(Aparte.)
(Qué sabroso queda el brazo
después de un tiro bien hecho.)

(Vanse DOÑA ISABEL y DON GARCÍA.)

JUANA
¿No me dirás quién es esta?

CLARA
¿Fuéronse ya?

JUANA
Ya se fueron.

CLARA
Pues esta, Juana, es la dama
560
de más raro encogimiento,
la santa de nuestro barrio
y aquella con cuyos hechos
nos predican nuestras madres
cada día los ejemplos.

JUANA
565
¿Quieres dejar que mis uñas
se regalen en su gesto
o que le diga a su moño
algunas cosas a pelo?

CLARA
Yo te prometo que en tales
570
ocasiones echo menos
el ser una de vosotras,
que dais en cualquier suceso
a entender vuestra razón
obrando y no discurriendo,
575
porque es mucho más bizarro
en toda la ley del duelo
tener ingenio en las manos,
que manos en el ingenio.

JUANA
La razón no quiere fuerza,
580
dice un refrán, y es un necio,
que con fuerza una puñada
tiene cosas de argumento,
y así es mayor la razón
de quien arguye más recio.

CLARA
585
Dame agora esos papeles,
por si con ellos divierto
este enfado.

JUANA
Pues, ¿tú quieres
a este hombre?

CLARA
Yo no quiero
a ninguno, que eso, amiga,
590
es cosa de otro tiempo.
Pero aunque nunca se quiera,
enfadan estos sucesos,
que no tiene la hermosura
otro caudal que estos necios,
595
y así cualquiera que falte,
aunque en el número dellos
parezca que está de más,
se siente por uno menos.

JUANA
Dices bien, que cero es nada
600
y con otros monta el cero.
Mas bien hay en qué escoger,
que agora, a lo que yo veo,
dos son los de los papeles
y este novio es el tercero,
605
que es un oficio muy propio
de los novios deste tiempo.

CLARA
Aunque esta mañana, Juana,
entraste en mi cuarto, quiero
decirte lo que me pasa,
610
que después has de saberlo
y, fiándotelo ahora,
te ha de obligar al secreto.
Hoy, Juana, tan desvalida
estoy de amor, que no tengo
615
sino solo tres galanes.
¿De quién se ha contado esto?
El uno es este que has visto,
don García de Cisneros,
que muy atento a otra dama
620
se toma, aun antes de serlo,
posesiones de marido,
con licencias de grosero.
El segundo es un hermano
desta enfadosa, don Diego
625
de Chaves, galán brïoso
y entendido caballero,
pero es hombre tan de veras,
tan finísimo y atento,
que parece de otro siglo,
630
y, en vez de amor, pone miedo.
El tercero, amiga, es
un don Gaspar de Toledo...

JUANA
¿Don Gaspar?

CLARA
Pues, ¿le conoces?

JUANA
Alguna noticia tengo
dél.
635
(Aparte.)
(Si supiera que a mí
me galantea muy tierno
desde el día que en el parque
me siguió... pero callemos.)

CLARA
Pues es un mozo que tiene
640
muchas prendas, muy de aquello
que hoy se usa, fresco chiste,
buen gusto, florido ingenio,
pórtase lucidamente,
escribe muy buenos versos,
645
no estimándolos en mucho,
que es la disculpa de hacerlos.
Y, en fin, a mí me parece
de suerte que algún afecto
me mereciera, a no ser
650
incapaz de amor mi pecho.
Pero yo tengo hecho voto
de no enamorarme y pienso
redimir mi libertad
de este ocioso cautiverio,
655
donde no hay otras prisiones
que las de los propios yerros.
País neutral del amor
soy entre todos aquestos
príncipes devotos. Clara
660
me llaman y lo parezco,
porque al modo de Venecia
mi neutralidad conservo.
El que mejor me escribiere
será mi esposo. Su tiempo
665
se va llegando, no es bien
que se apresure el deseo,
pues le basta su malicia
al día del casamiento.
Pero vaya de papeles,
670
que gana de saber tengo
lo que aquestos dos galanes
me responden a uno mismo.

JUANA
¿Cómo a uno?

CLARA
Porque yo
escribí a uno y volviendo
675
al otro, vi que venía
bien a entrambos un contexto
y así trasladé el papel,
envié al uno primero
el original y al otro
680
remití un traslado luego,
trocado al original,
por que llevase con esto
las mismas gracias y entrambos
ganasen el jubileo.
685
Abro pues el uno. Escucha.
Este, Juana, es de don Diego.
Para el otro te convido,
que es de don Gaspar.

JUANA
¿Son versos?

CLARA
Versos son, habilidad es
690
que hasta hoy no se ha encubierto.

JUANA
Para el gasto de su casa
cualquiera escribe.

CLARA
Yo leo:
(Lea.)
«Alma airada está contigo...
(Aparte.)
(No me escribe a mí este necio,
695
al alma sin duda escribe
algún papel de su cuerpo.)
(Lea.)
...Clori, porque deseáis...
(Aparte.)
(¿qué de veras y qué en ello?)
(Lea.)
...agradamela y no vais...
700
(Aparte.)
(¡Halladísimo grosero!)
...donde quiere el enemigo...»
Ya me cansa, yo lo dejo.
Ten allá el de don Gaspar.
Leamos, que estará lleno
705
de agudezas cortesanas.
Yo aseguro antes de verlo,
que vendrá bien diferente
el segundo del primero.
(Lea.)
«Alma airada está contigo...»
710
Aguarda, Juana, ¿qué es esto?

JUANA
Todos hablan con el alma.

CLARA
(Lea.)
«...Clori, porque...», este es el mesmo.

JUANA
Aguarda, veré yo esotro,
mientras tú le vas leyendo.

CLARA
715
(Lea.)
«Alma airada está contigo,
Clori, porque deseáis
agradamela y no vais
donde quiere el enemigo.
De parte del alma os digo
720
que estéis con ella cobarde,
advirtiendo que más tarde
al premio habéis de aspirar,
si no queréis encontrar
más apriesa el dios os aguarde».

JUANA
725
Es lo mismo ello por ello,
con su original concuerda
el traslado.

CLARA
Absorta quedo.
Ellos se han comunicado,
sin duda, todo el suceso.

JUANA
730
¿Traslado se dan las partes?
Ordinario se hace el pleito.

CLARA
Déjame.

JUANA
Dime, señora,
¿cual papel es más discreto?
¿No vino bien diferente
735
el segundo que el primero?

CLARA
Ven, Juana, que la venganza
yo le cargaré a mi ingenio.
Pero, ¿no es mi padre aquel
que hacia acá se acerca?

JUANA
El mesmo
740
y con él, si no me engaño,
viene don Gaspar.

CLARA
¿Qué es esto?
¿Mi padre con don Gaspar?
¡Oh, quien hallara algún medio
para hablarle!

JUANA
Ven, señora,
745
que es fuerza que sienta vernos
en este sitio.

CLARA
Tú, Juana,
te queda aquí, pues no hay riesgo
de que te conozca a ti,
habiendo tan poco tiempo
750
que estás en casa, y, si puedes,
detente, que yo me llego
hacia el coche, mientras pasa
mi padre y al punto vuelo.
(Vase.)

JUANA
Anda y descuida.
(Aparte.)
(No es malo
755
cometerme que haga tercio
con el mismo que me está
solicitando muy tierno.)

(Sale DON MENDO viejo y DON GASPAR.)

MENDO
Esto, señor don Gaspar,
como de paso os advierto,
760
porque después no os quejéis
si os hablare menos cuerdo.
Doña Clara está tratada
de casar, vuestros deseos
se notan, ya el honor limpio
765
se empaña con el aliento.
Yo lo he llegado a saber,
tócame el poner remedio,
pues ahora discurrí
allá para con vos mismo,
770
si esta atención es de honrado
o prolijidad de viejo.

GASPAR
Que asisto a vuestra calle
es verdad, señor don Mendo,
pero, ¿no sabéis que es ella
775
de otras hermosuras centro?

MENDO
Bien sé que otros imaginan
que asisten vuestros deseos
a doña Isabel de Chaves,
que vive pared en medio
de mi casa.

GASPAR
780
(Aparte.)
(Y aún entrambas.)
Yo, señor, nunca confieso
estas cosas.

MENDO
No negarlas
suele bastar. Yo suspendo
mi juicio y vuelvo a deciros,
785
sin determinado intento
de malicia o de advertencia,
que soy Castro, y aunque viejo,
esta sangre no es de aquellas
que declinan con el tiempo.
(Vase.)

GASPAR
790
¡Qué graciosa prevención
para mi humor!

JUANA
Caballero.

GASPAR
¿Quién es?

JUANA
Una mujer soy,
¿no me veis?

GASPAR
¿Cómo he de veros,
(Aparte.)
(No parece mala moza)
795
si es vuestro manto tan necio,
que entre dos que bien se quieren
se pone?

JUANA
¿Ya nos queremos?
Cierto que no lo he sentido.

GASPAR
Ni yo tampoco lo siento,
800
pero dicen los poetas
que suele entrarse en el pecho
sin que se sienta el amor
y si es deste modo esto,
quizá nos queremos bien
805
sin saber que nos queremos,
fuera de que es la hermosura
aun en el manto avariento.

JUANA
No digáis más, que ya sé
que pecáis de lisonjero,
810
embaidor y mentiroso.

GASPAR
Como desas cosas peco,
pero, pues tenéis mis señas,
sepa yo por quien me pierdo.

JUANA
¿Queréislo saber?

GASPAR
¿Lo dudáis?

JUANA
Miradlo bien.

GASPAR
815
Bien lo veo.

JUANA
Pues yo soy.
(Destápase.)

GASPAR
¡Mi Juana hermosa!
No en vano estaba mi pecho
tan hallado.

JUANA
Las lisonjas
dejad, que a traeros vengo
un recado.

GASPAR
820
¿Tú, recado?
¿De quién es?

JUANA
Del dueño vuestro.

GASPAR
Será tuyo.

JUANA
Ello dirá.
Escúchame muy atento.
Mi señora, doña Clara
de Castro, ...

GASPAR
825
Ya te entiendo.
¿Has averiguado algo?
Anda, no me pidas celos
de Clara, que ya pasó.
Lo que no ha sido en tu tiempo,
830
pícara hermosura, no puede
(Sale ORTUÑO al paño.)
agraviarte.

ORTUÑO
¿Qué es aquesto?
Por Dios, que me está mi amo
endureciendo el cabello,
pues si es mi cabeza, ¿cómo
835
está de parte dél el peso?
Esto pasa ya de raya,
aquí dé todo mi ingenio.
(Llega alborotado.)
¡Señor, señor!

GASPAR
¿Qué me quieres?

JUANA
(Aparte.)
(¡Ortuño! Válgame el cielo,
¿si me vio?)

ORTUÑO
¡Aprisa!

GASPAR
840
¿Qué dices?
Acaba ya.

ORTUÑO
¡Vengo muerto!
Hacia las cruces agora
desafiados salieron.
¿No los viste?

GASPAR
¿Quién, borracho?

ORTUÑO
845
¿Quién? Don García y don Diego.

GASPAR
¿Qué dices?

ORTUÑO
¿No sabes ya
que son enemigos?

GASPAR
Cierto
que lo he temido. Anda, aprisa.
Juana mía, luego vuelvo.
850
No te me vayas de aquí,
que mucho que hablar tenemos.
(Hace que se va DON GASPAR.)
Ven, Ortuño.

ORTUÑO
(Aparte.)
(Si él traspone...)

GASPAR
¿Te quedabas?

ORTUÑO
No, por cierto.

GASPAR
Ven delante.

ORTUÑO
Soy lacayo,
detrás voy bien.

GASPAR
855
Acabemos.

ORTUÑO
Pícara infame, ¿amos quieres?
Ponerte con amos ofrezco.
(Vase.)

JUANA
Fácil disculpa tendré
yo con Ortuño, en sabiendo
860
que es mi ama doña Clara,
y ahora a buscarla vuelvo,
que tarda ya. ¡Fuego, amén,
en los hombres deste tiempo!

(Vase y sale DOÑA CLARA por otra parte.)

CLARA
¿Que hubiese de detenerse
865
mi padre en el paso mismo,
de suerte que me ha obligado
a volver aquí, torciendo
el camino en este sitio?
Pero ya ni a Juana veo,
ni a don Gaspar.

GASPAR
870
¿Yo no digo
(Sale DON GASPAR y ORTUÑO.)
que estás borracho?

ORTUÑO
Esto es cierto,
irlos vi.
(Aparte.)
(¿Si se habrá ido
Juana ya? Por Dios eterno,
que está la infame aguardando.)

GASPAR
875
Si don García muy tierno
va con una dama ahora
por este campo, ¿a qué efecto
fue la hazañería?

ORTUÑO
(Aparte.)
(Así
aguardaran los conejos.)

GASPAR
880
Apártate tú entre tanto,
que a hablar a esta dama vuelvo.

ORTUÑO
(Aparte.)
(Bien sé yo que no hablará
sabiendo que yo la veo.)

GASPAR
Mi bien, ¿he tardado mucho?
885
¡Oh, cuanto gusto me has hecho
en haberme aquí aguardado!

CLARA
(Aparte.)
(¿Cómo llega tan contento,
cuando entendí que enojado
llegara?)

GASPAR
Acaba, dejemos
890
los enojos, pues conoces
que te adoro.

CLARA
¿Qué es aquesto?

ORTUÑO
(Aparte.)
(¡Cómo mira! Bien sé yo
que callará como un muerto.)

GASPAR
Cuando me llamó este loco,
895
estaba, amiga, diciendo
que es verdad que a doña Clara
quise bien en otro tiempo,
mas ya no la puedo ver.

CLARA
(Aparte.)
(¿Qué es esto? ¿Qué escucho, cielos?)

ORTUÑO
900
(Aparte.)
(Miren ustedes si calla.)
Yo sé lo que en ella tengo.

GASPAR
¿La conoces? Por tu vida,
¿no es cansada por aquello
de la presunción? ¿No mata
905
aquel desvanecimiento?

CLARA
(Aparte.)
(Muerta estoy, no sé qué hacer.)

GASPAR
¿No me respondes? ¿Qué es esto?
¿Ahora el rostro me encubres?
¡Quita el manto! Mas yo llego,
910
que con damas de tu porte
no es delito lo grosero.
¡Deja, pícara!
(Descúbrela y se turba.)
¡Señora!
Pues, ¿vos?

CLARA
Yo, pues.

ORTUÑO
¿Cómo es esto?
(Aparte.)
(Doña Clara es, ¡vive Cristo!
915
Echóme a perder los celos.)

GASPAR
Señora, ...

CLARA
(Aparte.)
(Aquí importa mucho
esforzar el sentimiento.)

GASPAR
...sabe el cielo...

CLARA
No me toca
saber lo que sabe el cielo,
920
lo que me toca es deciros
que este es el lance postrero
deste amor. Ya, don Gaspar,
se rindió mi sufrimiento;
ya estoy resuelta a salir
925
deste laberinto estrecho
en que intentaron prenderme
vuestros engaños, y viendo
que la ceguedad de amor
no está en ser los ojos ciegos,
930
sino en faltarles la luz
que ha menester el objeto,
a soplos de mis suspiros
encender ahora pretendo
la luz de mi desengaño
935
en el fuego de mis celos,
para que cobren mis ojos
lo que mis pasos perdieron.
Y cual suele caminante
ir temiendo con pie incierto,
940
en noche tan tempestuosa
para cada paso un riesgo,
y por no fiar turbado
la senda a su desacierto,
la mísera luz desea
945
del relámpago violento,
aunque ha de venir mezclada
con lo tímido del trueno.
Así yo en esta confusa
ceguedad de mis afectos
950
sin acción, la oscuridad
de mi discurso penetro
y por no errar el camino
que busca el entendimiento,
la temerosa vislumbre
955
del desengaño agradezco,
porque viene envuelto en ella
el honor del escarmiento.

GASPAR
Tened, y antes que se apague
deste desengaño vuestro
960
la luz, en ella leed
dos papeles que hoy vinieron
a mi mano, si no es ya
que la apaguéis por no verlos,
o por hacer que mis ojos
965
pierdan la luz que adquirieron,
que, como aquel animal
que en el breve firmamento
de su frente es el carbunclo
estrella, cuyos reflejos
970
conducen al cazador
ambiciosamente atento,
y luego ingenioso cala
el oscuro sobrecejo,
deslumbrándole la luz
975
que le alumbraba primero,
así vos, que en vuestra mano
lleváis el esplendor bello
de la luz del desengaño;
cuando yo a ella me acerco
980
me la escondéis ingeniosa,
dejándome así más ciego,
porque cuando miro el daño
con que aquestos rayos mesmos
que me alumbra la sospecha,
985
me deslumbráis el recelo.

CLARA
Vos me llegasteis a hablar
por otra.

GASPAR
Vos a don Diego
escribisteis.

CLARA
A mí misma,
que me estáis aborreciendo
me habéis dicho.

GASPAR
990
¿A otro y a mí
escribís un papel mesmo?

CLARA
Si le escribí, fue por solo
apurar vuestro secreto,
que temía que los dos
995
os comunicabais, necios,
vuestro amor, y así intenté
saber por este medio,
porque siendo esto verdad
nada importaba perderos.

GASPAR
1000
Pues si os hablé tapada
no fue por no conoceros,
que bien supe que erais vos,
mas, con aquel fingimiento,
inútil venganza quise
1005
tomar de vuestros desprecios,
por que sepáis lo que dais
la vez que me dieres celos.

CLARA
No es disculpa.

GASPAR
Ni la vuestra
lo es tampoco.

CLARA
Pues dejemos
1010
por entrambos este amor.

GASPAR
Yo a dejarle estoy resuelto
(Aparte.)
(Eso sí, no más pesares.)

CLARA
(Aparte.)
(Eso sí, no más despechos.)
Fin habían de tener
1015
tan ociosos devaneos.

GASPAR
¿Cómo, fundados en vos,
pudieran durar más tiempo?

CLARA
No sabréis vivir sin mí.

GASPAR
Nadie por eso se ha muerto.

CLARA
1020
Pues no me volváis a ver.

GASPAR
¿Yo, veros?

CLARA
Dadme de hacerlo
la mano.

GASPAR
No hay para qué,
sin la mano os lo prometo.

CLARA
¡Gustoso vais!

GASPAR
¡Sois ingrata!

CLARA
Pues adiós.

GASPAR
1025
Guárdeos el cielo.

CLARA
(Aparte.)
(Pensará quien esto viere
que es grande mi sentimiento,
mas yo, no porque me duele,
porque me importa, me quejo.)

(Vase o hace que se va.)

GASPAR
1030
(Aparte.)
(Pensará quien esto oyere
que estoy rabiando de celos,
pero yo siempre lo digo
mucho mejor que lo siento.)

CLARA
¿No os vais?

GASPAR
En el campo estoy.

CLARA
1035
En el campo estáis, mas quiero
que el campo quede por mío.

GASPAR
Por mí ya queda por vuestro.

ORTUÑO
¡Quién no los oye a los dos!
Cada uno está creyendo
1040
que engaña al otro y entrambos
pueden volverse el dinero.


Jornada II

Sale DON GASPAR y ORTUÑO.

GASPAR
¿Qué extraña melancolía
es esta, Ortuño?

ORTUÑO
Ah, señor,
¡quién tuviera tu alegría!

GASPAR
Pues, ¿qué tienes?

ORTUÑO
1045
Tengo honor,
especie de hipocondría.

GASPAR
Pues, ¿no sabremos por qué
te afliges, que andas ajeno
de ti mismo?

ORTUÑO
No lo sé.
1050
Dime, señor, algo bueno,
quizá me divertiré.

GASPAR
Yo pienso, al mirarte así,
que estás quejoso de mí
porque sirvo a Juana bella.

ORTUÑO
1055
Mucho más me quejo della
porque se sirve de ti.

GASPAR
¿No echas de ver, pecador,
que yo con llegarla a amar
te califico el amor?

ORTUÑO
1060
Parécesme muy seglar
para calificador
y, aunque es mucha honra, en fin,
que tú adores su belleza,
tengo la salud tan ruïn,
1065
que me dan en la cabeza
jaquecas de Medellín.
Tierno está tu amor, señor,
de acabado de nacer,
torcer se podrá mejor.

GASPAR
1070
¿No es más fácil de torcer
cuanto más tierno el amor?
Cuando el amor me ha durado,
se tuerce más fácilmente
porque en la lid de un cuidado,
1075
aquel será más valiente
que escribiere más cansado.

ORTUÑO
¿De suerte que la darás
cuando se canse tu amor?

GASPAR
Entonces la gozarás
sin riesgo.

ORTUÑO
1080
Entonces, señor,
darla a un crïado podrás,
que a mí me tiene enfadoso
ver que a tal extremo pasa
la vanidad que la has dado,
1085
que la infame ni aun la casa
donde vive me ha avisado.

GASPAR
Pícaro, si a Juana ves,
casi tu ama en mi amor,
aquese modo no es
de hablar.

ORTUÑO
1090
Perdona, señor,
que pensé que era después;
mas ya que sufro el pesar,
déjame admirar, por Dios,
de que a tres quieras amar
siendo tantas dos.

GASPAR
1095
Con dos,
¿quién hay que pueda pasar?
Allá en la edad de folía
bastaban dos, mas hoy día
¿quién sin dama primera,
1100
su segunda y su tercera,
compone su compañía?
Y así, aunque hoy están quejosas
de mí tres damas hermosas,
Clara hace el primer papel,
1105
el segundo hace Isabel
y Juana hace las graciosas.

ORTUÑO
¡Buena está la compañía!
Hasme hecho reír de garra,
con toda la pena mía.
1110
Eres sazonado, envía
por un vestido mañana.
En fin, ¿Juana ha de hacer
graciosas?

GASPAR
Hale cabido
esa parte.

ORTUÑO
Es menester
1115
hacerlos muy buen partido,
porque partido ha de ser.

GASPAR
Bien está, deso te deja
y acaba lo que empezaste
a decir. Y en fin, ¿hablaste
1120
a Isabel por la reja
de su casa?

ORTUÑO
Sí, señor.
Ella me llamó al pasar
y empezome a preguntar,
pero aún falta lo mejor.

GASPAR
1125
Ya te escucho atentamente.

ORTUÑO
Dirélo de buena gana.
¿Y cuánto darás a Juana
el día que represente?

GASPAR
No te diviertas, acaba.

ORTUÑO
1130
Díjela, pues, muy fruncido,
que tú habías ya sabido
que don García la hablaba,
y que andabas del pesar
tan melancólico y triste,
que era grima.

GASPAR
1135
Bien hiciste.

ORTUÑO
¿Y cuánto la piensas dar?

GASPAR
Ya es frío, adelante pasa.

ORTUÑO
En fin, quiere esta señora
que la veas.

GASPAR
¿A qué hora?

ORTUÑO
A las diez.

GASPAR
¿Dónde?

ORTUÑO
1140
En su casa.

GASPAR
En la casa de Isabel
a esa hora está llamado
don García, yo avisado
para que vaya con él.

ORTUÑO
1145
¿Tú no le has de acompañar?
Pues para lograr tu amor,
húrtale el cuerpo, señor,
cuando te le dé a guardar.
Pero aun falta más, no para
el caso ahí.

GASPAR
1150
¿Qué pasó?

ORTUÑO
Que hablar con ella me vio
la vecina doña Clara.

GASPAR
¿Qué dices?

ORTUÑO
Qué raro chiste,
porque, al pasar por la reja,
1155
me dio tanta de la queja
de lo que en el campo hiciste...
En fin, quiere, de una vez,
cuentas contigo ajustar
y que la vayas a hablar
dice.

GASPAR
¿A qué hora?

ORTUÑO
1160
A las diez.

GASPAR
¿De suerte que a las diez hoy
de Isabel estoy llamado,
de doña Clara avisado
y con don García voy?

ORTUÑO
1165
Poco ucé de horas sabe,
y menos sabe de cuenta;
tres veces diez, ¿no son treinta?
Pues en treinta todo cabe.

GASPAR
No sé cómo dispusiera
1170
que esta noche don García
no viese a Isabel.

ORTUÑO
Sería
gran negocio, pero espera...

GASPAR
Gente parece que ha entrado
en casa.

ORTUÑO
Si acaso fuesen
1175
otros diez, fuerza sería
que echemos fuera los nueves.

(Sale DON GARCÍA.)

GARCÍA
¿Don Gaspar?

GASPAR
¿Es hora ya?

GARCÍA
¿Adónde podré esconderme?

GASPAR
¿De quïén?

GARCÍA
De don Dïego,
1180
que entró, a lo que me parece,
también ahora en esta casa,
y por si me ha visto enfrente
de la suya, adonde estuve
parado y por conocerme
1185
me ha seguido, porque al vernos
juntos algo no recele,
no quiero que ahora me hable.
Procurad que sea breve,
porque yo a su hermana hermosa
1190
pueda ver, y vos hacedme
espaldas.

(Escóndese al paño.)

ORTUÑO
¡Presto, que llega!

GASPAR
¿A quién esto le sucede?

(Sale DON DIEGO.)

DIEGO
(Aparte.)
(Don García, mi enemigo,
me han dicho confusamente
1195
que con doña Clara hermosa
se casa, o que la pretende,
y por saberlo mejor
deste medio he de valerme,
pero aquí está don Gaspar.)
¡Don Gaspar!

GASPAR
¡Don Diego!

DIEGO
1200
Hacedme
merced que solos quedemos.

GASPAR
Vete, Ortuño.

ORTUÑO
Ya me voy.
(Aparte.)
(¡Qué misterioso que viene!
Y luego querrá unos versos,
1205
que es lo peor que se quiere.)

GASPAR
(Aparte.)
(¿Qué prevenciones son esas?
¿Qué es aquesto? Si pretende,
porque mi amor ha sabido,
que yo a doña Clara deje,
1210
llevará muy buen despacho.)
Decid, don Diego.

DIEGO
Atendedme.
Aunque suspenso os tendré,
permitidme que os acuerde
que ha muchos días que somos
1215
amigos, ya en las niñeces
obrando la voluntad
y, ya en la edad más ardiente,
la razón que en nuestros lazos,
nuestros corazones prende.

GARCÍA
1220
Bien sé que somos amigos,
ello es cierto, mas, ¿qué os mueve
a esta prevención?

DIEGO
Querer
que la razón que os empeñe
esté, don Gaspar amigo,
1225
primero que lo que os ruegue.

GASPAR
Sí, pero hay cosas, don Diego,
que ni a un amigo se pueden
pedir.

DIEGO
Lo que yo os suplico
es posible y es decente,
y aun es razón.

GASPAR
1230
Decid, pues.
(Aparte.)
(Mucho temo el responderle.)

DIEGO
Bien sabéis que don García,
por algunos accidentes,
es mi enemigo.

GARCÍA
(Aparte.)
(¿Qué es esto?)

GASPAR
Bien lo sé.

DIEGO
1235
Y vos, igualmente
sois amigo de los dos.

GASPAR
Esto bien se compadece.

DIEGO
Sí, pero hay muchas razones
para que se privilegie
1240
mi amistad en vuestro pecho.

GASPAR
Sois mi amigo y mi pariente,
decid.
(Aparte.)
(No es lo que pensé.)

DIEGO
Pues lo que pediros quiere
mi amistad es, don Gaspar,
1245
que sepáis mañosamente
a qué dama don García
sirve, festeja y pretende,
que tengo algunos indicios
y apurarlos me conviene,
1250
para salir de un cuidado
que aun temido se parece.

GASPAR
(Aparte.)
(Sin duda que esos indicios
son de que a su hermana quiere.)

GARCÍA
(Aparte.)
(Sin duda, que de que sirvo
1255
a Isabel noticia tiene.)

DIEGO
(Aparte.)
(Si pretende a doña Clara,
morir o darle muerte.)

GASPAR
Yo, don Diego amigo, ofrezco
(Aparte.)
(Esto es fuerza responderle)
1260
hacer lo que me mandáis,
pero, ¿qué razón os mueve?

DIEGO
Esa, cuando me digáis
lo que averiguado hubiereis,
la sabréis. Vuelvo a deciros
1265
que me importa y que os merece
mi amistad esta fineza.
Y agora adiós, porque tiene
mucho que hacer un cuidado.
(Aparte.)
(¡Oh, qué mal mi amor ardiente
1270
podrá alentar, Clara hermosa,
hasta apurar lo que teme!)
(Vase.)

(Sale DON GARCÍA.)

GASPAR
¿Habéislo escuchado todo?

GARCÍA
Todo, amigo.

GASPAR
¿Y qué os parece?

(Sale ORTUÑO.)

ORTUÑO
Paréceme que ha sabido
1275
quién a su hermana pretende
y teme que su enemigo
a ser su cuñado llegue,
que es lo sumo donde sube
cuando un enemigo crece,
1280
bien así como culebra
que camina para sierpe,
muda en la vejez el nombre,
pero aún no muda la especie.

GASPAR
¿Tú también lo has escuchado?

ORTUÑO
1285
No era cosa suficiente
que de mí se recatase,
para que no me durmiese.

GASPAR
Lo que juzgo es que esta noche
no es, amigo, conveniente
1290
que vais a ver a Isabel,
pues le escuchasteis que tiene
mucho que hacer su cuidado.

GARCÍA
Decís bien, que aunque desprecie
por mí el peligro, por ella
1295
es bizarría el temerle.

GASPAR
Quieres estar advertido.

GARCÍA
Dicha tuve en esconderme.
Quedaos con Dios, que ya es hora
de dejaros.

ORTUÑO
(Aparte.)
(Lindamente
1300
se ha dispuesto que esta noche
libre mi amo se quede.)

GASPAR
Tened, ¿y qué he de decirle
si acaso a informarse vuelve
de la casa a quien servís?

GARCÍA
1305
Pues si el indicio que tiene
es que yo asisto a su calle,
podréis, para encarecerle,
decirle que doña Clara
me tiene en ella asistente,
1310
y hallará, si lo averigüa,
fundamento.

GASPAR
¿Pues le tiene
querer vos a doña Clara?

GARCÍA
No importa que no lo niegue,
ella es la dama con quien
1315
os dije que mis parientes
me trataban de casar.
(Vase.)

ORTUÑO
¡Por vida de quien tantee,
otro más a doña Clara!
Tres a tres están voacedes,
1320
también la señora autora
en su compañía tiene
sus primeros y segundos
y sus terceros papeles.

GASPAR
¿Qué importa, si sola admite
mi afición?

ORTUÑO
1325
Dios te consuele,
¿y si hicieres los graciosos,
como Juana?

GASPAR
Necio eres.
Vamos de aquí, que es ya hora
de ver a Isabel.

ORTUÑO
¡Que intentes
1330
verla con lo que ha pasado!

GASPAR
Si buena ocasión no hubiere,
me iré a ver a doña Clara.

ORTUÑO
Ven acá, ¿y si acaso diese
yo con la casa de Juana,
1335
supuesto que la venere
como a cosa de mi amo?
¿Podré darla buenamente
de coces con la mayor
reverencia que pudiere?

GASPAR
1340
Vuestra merced mirará
lo que en esto le conviene.

ORTUÑO
Lo que me consuela es
que esa enfermedad que tienes,
aunque es así muy de hombres,
1345
se ha de curar con mujeres.

(Vanse y salen DOÑA ISABEL e INÉS con luz.)

ISABEL
¿Mi hermano no ha vuelto a casa
desde que anocheció?

INÉS
Siempre se pasa
la media noche y algo más primero.

ISABEL
¿Qué hora será?

INÉS
Las diez.

ISABEL
Esa hora espero.
1350
¡Oh, si ya don García viniese! ¿Hiciste
lo que ordené?

INÉS
Ya está cómo dijiste
la puerta
(Aparte.)
(Eso si viene don García,
que se ha valido de la industria mía
para entrar, ha de ser la noche buena;
1355
pero, ¿ya no cobré? ¿qué me da pena?)

ISABEL
¡Ah, don Gaspar, que hallando mis verdades
ingratitudes siempre y falsedades
en tu afición, no puede mi cuidado
perder en lo advertido lo obstinado!
1360
¡Que discurra tan mal mi entendimiento,
que se derrame el fruto al escarmiento!
¡Que esté Amor tan de parte de mi daño
que le apague la luz al desengaño!
¡Que mi error llegue a hacer tan preciso
1365
que abrace el riesgo dentro del aviso!
Mas, ¿quién logró en tan nuevos sentimientos
desengaños, avisos y escarmientos?

(Sale DON GASPAR y ORTUÑO.)

ORTUÑO
Que a entrar aquí te has atrevido
y que habiendo a don Diego antes oído
1370
de la hermandad aun no te atemorices,
yo no entiendo tu amor

GASPAR
¿Por qué lo dices?

ORTUÑO
Porque en tu pecho despejado y vario
está el amor pequeño y temerario.

GASPAR
¿No ves allí a Isabel? ¿No es muy hermosa?

ORTUÑO
1375
Digo que es milagrosa
empero, ¿doña Clara y doña Juana?

GASPAR
Mira, aunque doña Clara es la sultana
y Juana es otra, por aquel instante
está delante la que está delante.

ORTUÑO
¿No llegas?

GASPAR
1380
Sí, verásme enternecido
juntar algunas señas de rendido.

ORTUÑO
Pues, ¿no venías quejoso de García?

GASPAR
Ah sí, que estoy quejoso,
no me acordaba, pues verásme airado
1385
juntar algunas señas de enojado.

INÉS
Aquí está don Gaspar.

ISABEL
¡Oh, quiera darme
algún aliento Amor, para quejarme!

GASPAR
Yo llego pues.

ORTUÑO
Atienda aquí el oyente
cuan bien se siente lo que no se siente.

INÉS
1390
(Aparte.)
(¡Quién pudiera llegar hacia la puerta
por que acá no se entrase, al verla abierta,
don García!)

GARCÍA
Excusado
fuera, ingrata, el haberme aquí llamado,
cuando una pena fiera
me tiene el pecho...

ISABEL
1395
Inés, salte allá fuera.

INÉS
(Aparte.)
(¡Oh, qué bien se ha dispuesto!
A don García avisaré con esto.)

GASPAR
Si el enviar la crïada
es porque esté avisada
1400
para que a don García allá detenga,
segura estás, no hay que temer que venga.
Él propio me lo ha dicho.

ISABEL
Inés, detente,
no te vayas, aquí has de estar presente.

INÉS
(Aparte.)
(Todo se erró.)

ISABEL
Decid, que ya os escucho.
1405
Advertid que fiais de mi amor mucho.

GASPAR
Digo, pues, ingrata, digo,
que bien excusado fuera
el haberme aquí llamado
cuando es fuerza que mi lengua
1410
palabras solas pronuncie,
templadas allá en mi pena,
que en llegando a vuestro oído
más que le informen, le hieran.
Pero, ¿vos no me llamasteis?
1415
¿No ocasionais mi paciencia?
¿A escuchar un agraviado
no venís? Pues salgan fuera
mis iras, sin que haya estorbo
que sus ímpetus detenga,
1420
pues con excusarme a tiempo,
que está tan viva la ofensa,
tan discordes los sentidos
y el alma tan descompuesta,
para que os pierda el respeto
1425
me dais tácita licencia,
que no temerá la injuria
quien no ha temido la queja.

ISABEL
Templad, don Gaspar, las iras,
moderad las impaciencias,
1430
reprímanse los enojos,
las injurias se suspendan,
que dormidas las verdades
tienen mayor elocuencia
y el dolor dicho sin arte
1435
arguye mayor terneza;
porque no está muy segura
cuando la razón alienta,
no vive muy descuidada,
cuando se adorna, la pena.
1440
No vengo a satisfaceros;
decidme vuestras sospechas,
que os dilatan el alivio
cuanto tardare en saberlas.
Decid, pues, ¿qué aguardais,
1445
que ya me tenéis atenta?
No os apasionéis.

ORTUÑO
(Aparte.)
(¿Esotro
apasionarse? Mi abuela,
porque no la ha menester
suele prestar la paciencia,
1450
que no es tan gran majadero,
que ha menester lo que presta.)

GASPAR
Digo, pues, que ya he sabido,
ingrata, que te festeja
te asiste y aun te merece
don García.

ISABEL
1455
Aguarda, espera,
que te vas precipitando
y puede ser que me ofendas
de suerte que por castigo
te deje con tus sospechas.
1460
(Sale DON GARCÍA al paño.)
Es verdad que don García...

GARCÍA
Aunque es mucho lo que arriesga
mi amor en entrar agora
en esta casa, no hay fuerza
para impedir un deseo
1465
que lleva con más violencia
al mayor riesgo, y así,
habiendo encontrado abierta
la puerta, he querido ver
si la crïada me espera.
1470
Pero, ¿aquel no es don Gaspar?
¿No es doña Isabel aquella?
¿Qué es esto?

ISABEL
Cuando sabéis
quién soy y excusar pudierais
el tornar...
(Aparte.)
(Mas ¡ay de mí!
1475
Un hombre he visto en la puerta
esconderse cauteloso.
Mi hermano es, sin duda. Muerta
estoy ya, pero el remedio
ha de ser desta manera.)
1480
Digo, señor don Gaspar,
que bien excusado fuera,
cuando vos sabéis quién soy,
tomaros esta licencia.
Si es que buscáis a mi hermano,
1485
pudierades de allá fuera
saber si él estaba en casa.
Inés toma tú esa vela,
y alumbra a ese caballero
y cierra mejor la puerta.
(Vase.)

GASPAR
1490
¿Qué es esto, cielos? ¿Qué es esto?

ORTUÑO
Para quien somos nos deja.
Pero aguarda, que allí he visto
un hombre que con cautela
se encubre.

GASPAR
Sin duda alguna
que es don Diego.

ORTUÑO
1495
Es evidencia.

GASPAR
Y que ella, por conocerle,
usó aquella estratagema.

ORTUÑO
Dices bien, y de la misma
te puedes valer.

GASPAR
Ya es fuerza
salir allá.

(Sale DON GARCÍA al salir DON GASPAR.)

GARCÍA
1500
¿Don Gaspar?

GASPAR
¿Don García?

ORTUÑO
Esto es comedia

GASPAR
(Aparte.)
(¡Ah, traidora! Ella le vió
y usó de aquella cautela
por darle satisfacción
1505
de que yo estaba con ella.)

INÉS
(Aparte.)
(¿Ahora hubo de venir
don García? Aquí se encuentran
y me destruyen.)

GARCÍA
Pues, ¿cómo,
don Gaspar, estáis en esta
1510
casa o a qué habéis venido?

GASPAR
(Aparte.)
(El disimular es fuerza.)
A ver a don Diego vine,
porque hallándome aquí cerca,
me pareció que era bien
1515
que desde luego supiera
lo que tenemos tratado
acerca de sus sospechas,
porque sabiéndolo ahora
descansen las diligencias.

GARCÍA
1520
Guárdeos Dios, que es atención
como de vuestra advertencia.
En fin, amigo, ¿encontrasteis
a mi Isabel?

GASPAR
Encontréla
y, al preguntar por su hermano,
1525
me volvió aquella respuesta
que habéis oído.

GARCÍA
Pues vamos,
que no quiero que nos vean
hablar y juzguen que yo
os doy destas cosas cuenta.

GASPAR
Bien decís.
1530
(Aparte.)
(¿Que me engañase
Isabel? ¡Quien os creyera,
mujeres! Todas sois unas
y la mejor como esta.)

INÉS
Rabiando estoy porque salgan.

ORTUÑO
1535
Ven acá, señor, ¿te acuerdas
si vas agora celoso?

GASPAR
Mira, yo te doy licencia
para que digas, Ortuño,
que esta verdadera pena
1540
sino la pierdo de vista
en volviendo la cabeza...
(Vanse.)

(Salen JUANA y DOÑA CLARA con luz.)

JUANA
Pasando se va la hora,
las diez y media son ya.

CLARA
¿Sabes si mi padre está
recogido?

JUANA
1545
Sí, señora.

CLARA
¿Mirástelo, Juana, bien?

JUANA
Rato ha que rezando estaba,
por señas que colocaba
un bostezo en cada «amén».

CLARA
1550
¿Y la seña has entendido?

JUANA
¿Esta reja no ha de ser
donde lleguen y han de hacer
en la celosía ruido?
Pues no se ha hecho tal seña,
1555
que, a cualquier rumor incierto,
me he acercado y aún abierto
la ventanilla pequeña.

CLARA
Mucho mi amor ha fïado
de tu pecho, Juana mía,
1560
para ser el primer día
hoy que en mi casa has entrado.
Mas esto no es liviandad,
aunque es verdad que me agradas,
sino tener hoy crïadas
1565
de menos capacidad,
porque he despedido una
que mi confidente ha sido
y así, Juana, has sucedido
tú en su primera fortuna.

JUANA
1570
Aunque aquesto de fïar
algo a las crïadas sé
que es una fïanza en que
se suele siempre lastrar,
hacer puedes confïanza
1575
de mí, aunque no lo merezco,
que tengo caudal y ofrezco
sacarte de la fïanza.

CLARA
Gran resolución ha sido
la de atreverme a llamar
1580
en mi casa a don Gaspar.

JUANA
¿Sabes qué me ha parecido?
Que para tan despejada
como te me representas,
en lo que esta noche intentas
1585
estás muy embarazada.

CLARA
Aunque ves mi condición
tan galante y esparcida,
te prometo que en mi vida
he dado esta permisión
1590
sino es solo a don Gaspar,
que, por hablar de buen gusto
alguna noche, este susto
he querido atropellar.
Y esto no es quererlo yo,
1595
que eso de que amor engaña,
abrasa y rinde, es patraña
que algún ocioso inventó.
Amor es duende importuno
que al mundo asombrado trae:
1600
todos dicen que le hay
y no le ha visto ninguno.
¿A quién no causa fastidio
esta pasión amorosa,
no siendo amor otra cosa
1605
que una fábula de Ovidio?
¿Y qué importa que se nombre
amor este devaneo,
si es confirmar el deseo
y luego mudarse el nombre?
1610
¡Válgate Dios por dolencia
no acabada de entender!
¿Es esto más de creer
que está allí mi conveniencia?
¿No tira la voluntad,
1615
geómetra superior,
todas las líneas de amor
al punto comodidad?
Yo no sé si a mí me tiene
ciega en lo que me aconseja,
1620
pero bien sé que me deja
mirar lo que me conviene.
Y si está en mi pecho fiel
algo más privilegiado
hoy don Gaspar, es que he hallado
1625
más conveniencias en él;
porque el querer con fervor
a otro es amor impropio
y así solo el amor propio
viene a ser el propio amor.

JUANA
1630
Eso, señora, ¿quién puede
negarlo, siendo tan justo
y cosa de tan buen gusto
esto del amar adrede?

CLARA
Ya no hay quien no quiera así,
1635
y en lo más cierto se da
y todos lo afectan ya,
y nadie llora por ti.
No hay cosa para este aliento
no afligir el corazón,
1640
gastar la respiración
en suspiros para el viento.
Perezca el gemir confuso,
falte el suspirar perplejo,
muera el amor a lo viejo
1645
y viva el amor al uso.
(Ruido.)

JUANA
Aguárdate, que sospecho
que en la ventana hubo ruïdo.

CLARA
No se ha engañado tu oído.

JUANA
Yo llegó, pues. Dicho y hecho,
él es sin duda.

CLARA
1650
Pues ve
y abre.

JUANA
(Aparte.)
(¡Cual se ha de quedar,
en viéndome don Gaspar,
pero yo me vengaré
con Ortuño!)

CLARA
Yo no creo
1655
que a don Gaspar tengo amor,
pero a todo mi valor
temo siempre que le veo.

(Sale JUANA con DON DIEGO rebozado.)

DIEGO
(Aparte.)
(Llegando a esta celosía
para escuchar un instante,
1660
propio cuidado de amante,
sentí que aquí gente había.
Creció con esto el cuidado
llegué con él a la puerta
y hallando que estaba abierta,
1665
resuelto hasta aquí he entrado.)

CLARA
¿Viene, Juana?

JUANA
Tras mí entró.

DIEGO
(Aparte.)
(¡Si fuese yo tan dichoso,
que hablase a mi dueño hermoso!
Pero aquí está.)

JUANA
(Aparte.)
(Bien sé yo
1670
que esto de encubrir la cara
porque a mí me ha visto es.
Pues no me he de ir.)

DIEGO
(Aparte.)
(Llego, pues.)
Bellísima doña Clara, ...

CLARA
¡Válgame el cielo!, ¿quién es?

DIEGO
1675
Yo soy, pues, ¿no me conoces?

CLARA
Pues, ¿cómo aquí?

DIEGO
No des voces.

JUANA
¡Todo se ha errado!

CLARA
Idos, pues.
(Aparte.)
(¡Si viniese don Gaspar,
me pierdo!) Mirad, don Diego,
1680
que vendrá mi padre luego.

DIEGO
¿No está en casa?

CLARA
Por juzgar
que era él se abrió la puerta.
(Aparte.)
(Remediarlo desta suerte
intento.) El empeño es fuerte,
no os detengáis
1685
(Aparte.)
(Yo soy muerta.)

DIEGO
Ya que mi suerte me ha dado...

CLARA
Don Diego, mi riesgo es mucho.

DIEGO
...esta ocasión...

CLARA
No os escucho.

DIEGO
...de entrar, ...

CLARA
Habéisme enojado.

DIEGO
...al verte...

CLARA
1690
Fue atrevimiento.

DIEGO
...pronuncie...

CLARA
Ya es demasía.

DIEGO
...mi voz...

CLARA
En vano porfía.

DIEGO
...afectos, ...

CLARA
Daislos al viento.

DIEGO
...adorar enternecido...

CLARA
1695
Mi padre puede venir.

DIEGO
...tu beldad...

CLARA
No os he de oír.

DIEGO
...Permite...

CLARA
Sois atrevido.

DIEGO
...que diga...

CLARA
¡Alúmbrale, Juana!

DIEGO
...mi pasión...

CLARA
Acabad presto.

DIEGO
...por que yo, ...
1700
Pero, ¿qué es aquesto?
¿Llamaron a la ventana?

(Ruido dentro en la ventana y abre el postiguillo, que está junto a JUANA.)

CLARA
Mi padre sin duda ha sido.

DIEGO
¿Tan presto hubo de venir?

CLARA
(Aparte.)
(¡Oh, qué bien hice en decir
1705
que mi padre había salido!)

JUANA
El postiguillo han abierto.

CLARA
¿Cómo le dejaste así?

JUANA
Descuido fue.

(Dentro hablando DON GASPAR y ORTUÑO.)

ORTUÑO
¿No ves?

GASPAR
Sí.

ORTUÑO
Gente suena.

GASPAR
Ya lo advierto.

CLARA
1710
¡Válgame Dios! ¿Qué he de hacer?
Si salís, mi padre está
en la calle y os verá,
y si os queréis esconder,
os han de ver al pasar
1715
desde la calle. ¡Ay de mí!

DIEGO
Pues entre y hálleme aquí,
que yo te sabré librar.

CLARA
¡Bien, por Dios!

ORTUÑO
Sólo rumor
se escucha.

GASPAR
Vuelve a tocar
la celosía.

JUANA
1720
Acabad,
que es demonio mi señor.

DIEGO
Pues, ¿qué he de hacer?

CLARA
Esconderte.

DIEGO
¿Dónde?

JUANA
Contigo iré yo.

CLARA
Pues, ¿han de verle?

JUANA
Eso no.

DIEGO
¿Cómo ha de ser?

JUANA
1725
Desta suerte.

(Pónese JUANA delante de la celosía y pasa DON DIEGO.)

ORTUÑO
Aquí hay maula. ¿Quieres ya
más indicios?

GASPAR
¿Estoy ciego?

JUANA
Mientras yo escondo a don Diego,
di que entre, que abierto está,
1730
que yo, porque el otro esté
lejos y hables sin cuidado,
allá a lo más apartado
del jardín lo llevaré.

(Llega DOÑA CLARA a la ventana y responde DON GASPAR de allá dentro.)

CLARA
¿Don Gaspar?

GASPAR
Yo soy.

CLARA
Entrad,
1735
que abierto está.

GASPAR
¿A qué? ¿A morir?

CLARA
Óyeme.

GASPAR
Ya no hay qué oír.

CLARA
Pues, ¿qué quieres?

GASPAR
Escuchad.
(Sale DON GASPAR y ORTUÑO.)
Repetiré que ha seis meses
1740
que tuvo mi amor principio,
que me hechizaron tus ojos,
que los apuré el hechizo,
que adoré tus perfecciones,
que di el alma en sacrificio,
1745
que sufrí muchos pesares,
que lloré muchos desvíos,
que perdí muchas finezas
y que, en fin, el amor mío
tuvo para ser ejemplo
1750
lo desdichado y lo fino.
Fuera ociosa diligencia
si lo hubieras entendido,
mas no debes de saberlo
y así quiero repetirlo:
Seis meses ha...

CLARA
1755
Ya lo sé.

GASPAR
...que mi pecho...

CLARA
No lo olvido.

GASPAR
...ha intentado...

CLARA
¿Para qué
lo repites?

GASPAR
Lo repito
para que sepas, aleve,
1760
que ya es remedio el hechizo,
que es la adoración injusta,
que es desprecio el sacrificio
y los desaires ofenden,
que provocan los desvíos
1765
que las finezas se cansan
y que, en fin, el amor mío
lo desdichado aprovecha
para corregir lo fino;
que, en llegando los agravios
1770
a dejar de ser indicios,
las más veces se confunden
dentro del pecho afligido,
con el ansia de vengarlos
el afecto de sentirlos.

ORTUÑO
1775
(Aparte.)
(Señores, ¿quién no le ve
tan colérico y perdido?
¿Ven ustedes que lo dice?
Pues ya se fue quien lo dijo.)

CLARA
Dime, dime más pesares;
1780
prosigue, ostenta más bríos;
acaba, venga tus iras;
anda, atropella conmigo,
cumple con tus desazones
y echa a perder mis cariños,
1785
pues es tu amor tan villano
y eres tú tan mal nacido,
que del sufrimiento ajeno
te formas propios alivios.

ORTUÑO
(Aparte.)
(Aguarda, pobre señora,
1790
no te aflijan tus suspiros.
Mira que son contrahechos
y te los pasan por finos.)

CLARA
¿No me respondes? ¿Qué temes?
Dime, ¿qué te ha sucedido,
1795
que mirándome te quedas
o sosegado o remiso,
y temo buscarte atento
para hablarte divertido?
Acaba y di, si te ofendo,
¿por qué me miras?

GASPAR
1800
Te miro
porque, como echo de ver
el modo que usas conmigo,
mi voluntad se ha cansado,
mi memoria se ha ofendido
1805
y a los dos mi entendimiento
les ha enseñado su oficio;
solo me falta que hagan
examen los ojos míos
y conozcan no es amable
1810
la ceguedad que han tenido,
y así el estarte mirando
no es ponderar el hechizo
de tu hermosura, ni dar
a mi ardor más incentivo,
1815
sino estar con las potencias
reduciendo los sentidos.

ORTUÑO
Señor, advierte que mientes
con mucha fuerza; pasito,
que hay muchos que se han quebrado
1820
siendo enteros con ahínco.
¿Es verdad esto que dices?

GASPAR
No sabré agora decirlo,
mucho puede esta mujer.

CLARA
(Aparte.)
(Todo sin duda lo ha visto,
1825
no sé qué hacer.) Don Gaspar,
todo cuanto aquí me has dicho
es cansarte y no explicarme
tu dolor, ni mi delito.
Acaba de hacerme el cargo;
1830
quejas busco, no gemidos;
no oscurezcas tu dolor
por darle mucho artificio.

ORTUÑO
(Aparte.)
(Mira que tienen sus voces
menos sustancia que ruido.)

CLARA
¿Qué sientes?

GASPAR
1835
Ya nada siento.

CLARA
¿Qué has visto?

GASPAR
Ya nada he visto.

CLARA
¿Qué quieres?

GASPAR
Irme y no verte.

CLARA
Pues no te has de ir sin decirlo.

GASPAR
¿Me apuras? Pues ven acá.
1840
¿Quién estaba aquí contigo?

CLARA
¿Conmigo?

GASPAR
¡Niégalo ahora!

CLARA
¿Qué dices?

GASPAR
Esto que he dicho.

CLARA
¿Estás en ti?

GASPAR
¡Vive Dios,
que me estás dando motivo
1845
para que entre yo a buscarle,
aunque atropelle contigo,
con tu padre y con tu honor!

CLARA
¿Que esto me haya sucedido
sin culpa? Mira, repara
1850
que ya son tus desvaríos
tales, que todo mi amor
aun no ha de poder sufrirlos.

GASPAR
Ven acá, Ortuño, ¿qué viste
por esta ventana? Dilo.

ORTUÑO
1855
Yo vi un sombrero y un moño
por ese viejo postigo

CLARA
¿Tú también?

ORTUÑO
Yo no me atrevo,
cuando lo contrario has dicho,
a decir, señora, más
1860
de lo que vi, ¡voto a Cristo!

CLARA
(Aparte.)
(Válgame Dios, ¿qué diré?)

GASPAR
Di ahora que es desvarío.

CLARA
Don Gaspar, a una crïada
dejé aquí; si esto no ha sido
1865
embuste suyo, no sé
qué responder.

ORTUÑO
También digo
que la que vi parecía
mujer de menos aliño.
(Aparte.)
(¡Ah, infame criada! Cierto
1870
que es cosa, si lo que has dicho
para derramar sobre ella
un celemín de pellizcos,
si Juana allá con su ama
hará ya tan buen servicio.)

CLARA
1875
Aguarda, la llamaré
y sabremos lo que ha sido.
(Sale JUANA y al salir habla a parte con DOÑA CLARA.)
¡Juana!

JUANA
Allá queda.

CLARA
(Aparte.)
(Perdona,
y haz tuyo aqueste delito
pues no te importa.) Acá fuera
te he menester.

ORTUÑO
1880
(Aparte.)
(¡Jesucristo!
¡Juana es! Peor es esto,
a doña Clara ha venido
a servir.)

GASPAR
(Aparte.)
(¿No es esta Juana?
¿Hay casos como los míos?)

CLARA
1885
Ven acá. Di una verdad,
¿quién estaba aquí contigo
cuando llamó don Gaspar?

JUANA
Señora, ...

CLARA
No hay que encubrillo,
que los dos juntos lo vieron.

JUANA
1890
(Aparte.)
(¿A quién esto ha sucedido?
Delante de dos amantes,
que me están mirando esquivos,
no teniendo culpa alguna,
¿me he de confesar de vicio?)

CLARA
¿No respondes?

JUANA
1895
Yo, señora, ...

CLARA
No hay que temer el decirlo.

JUANA
Aquí estaba...

CLARA
¿Quién?

JUANA
Un hombre
que va para mi marido.

ORTUÑO
¿Cómo, cómo?

CLARA
¿Y él es bien hecho,
1900
que padezca el honor mío
por vos? ¿Haslo visto ya,
don Gaspar?

GASPAR
¿Qué he de haber visto?
Pues, ¿esto quieres que crea?

(Toma ORTUÑO la vela y quiere entrar.)

ORTUÑO
Ustedes por un tantico
perdonen.

CLARA
1905
Pues, ¿dónde vas?

ORTUÑO
A matar este marido.

JUANA
¡Ortuño!

ORTUÑO
No hay que ortuñar.

CLARA
Loco, aguarda.

ORTUÑO
Vive Cristo,
que no ha de decir que yo
1910
le dejé por escondido
o le perdoné por pobre,
que si es pobre es más delito.

MENDO
(Dentro.)
¡Martín! ¡Fabio! ¿No me oís?
¿Dónde estáis? ¿Estáis dormidos?

CLARA
1915
¡Mi padre! ¡Válgame Dios!

ORTUÑO
Destruyóme el homicidio.

GASPAR
¿Qué he de hacer?

CLARA
Aprisa vete.

GASPAR
Adiós.

MENDO
¿No oís el ruïdo?
¡A la puerta de la calle,
presto!

ORTUÑO
1920
Cogiéronnos vivos,
ya no hay salir.

GASPAR
¡Raro aprieto!

CLARA
(Aparte.)
(¿Quién en el mundo se ha visto
tan llena de sobresaltos?
Don Diego adentro escondido,
1925
don Gaspar aquí celoso,
mi padre allá vengativo...
¡Válgame Dios!)

GASPAR
Pues, ¿qué quieres
hacer?

CLARA
Don Gaspar, rendido
está todo mi valor;
1930
el riesgo es grande y es mío.
Caballero sois, mirad
por mi honor; harto os he dicho.
Ven, Juana.

JUANA
Vamos, señora.

CLARA
Muerta voy.

JUANA
¡Buena la hicimos!
(Vanse.)

ORTUÑO
Ya vienen.

MENDO
1935
No han de escaparse,
que hacia el jardín era el ruido.

(DON MENDO con espada y criado con hachas.)

MENDO
Entrad con la luz. ¿Quién es?

GASPAR
Señor don Mendo, ...

MENDO
¿Qué miro?
¿Don Gaspar?

GASPAR
Tened la espada.

MENDO
1940
Pues, ¿cómo tan atrevido
habéis entrado en mi casa,
habiendo entrado conmigo
esta tarde, y asentado
que de vuestros desvaríos
1945
es cómplice otra hermosura?

(Sale DON DIEGO a una puerta que ha de haber en el teatro.)

DIEGO
(Aparte.)
(Del jardín, donde escondido
estaba oyendo las voces
salgo a ver, pero, ¿qué veo?
¿Don Gaspar aquí y don Mendo
1950
con él? Aplico el oído.)

MENDO
¿No respondéis? ¿Qué decís?

GASPAR
(Aparte.)
(Gran remedio me ha ocurrido.)
Si me escuchas hablaré,
que estoy aquí sin delito.

MENDO
1955
Decid, que para mataros
es prevención el oíros.

GASPAR
Ya os dije, señor don Mendo,
esta tarde, cómo asisto
en vuestra calle a otra dama.

MENDO
1960
Proseguid, tengo entendido
que es doña Isabel de Chaves.

DIEGO
(Aparte.)
(¡Mi hermana! ¿Qué es lo que he oído?)

GASPAR
Sabed, pues, que entré esta noche
a hablarla, a tiempo que vino
1965
su hermano; entróme siguiendo
al jardín y fue preciso
arrojarme por las tapias
en el vuestro. Esto no ha sido
con intento de ofenderos,
1970
y así, volviendo a inquirirlo,
adonde os buscáis airado
os hallaréis compasivo.

DIEGO
(Aparte.)
(¿Qué es esto que escucho, cielos?
¿Yo en mi casa le he siguido?
1975
¿Hay más rara confusión?)

ORTUÑO
(Aparte.)
(Linda mentira le ha dicho,
pero es perro viejo.)

MENDO
(Aparte.)
(Apenas
lo que he de hacer determino.
Verdad es que en el jardín
1980
fue donde escuché el ruïdo,
y que en él también vi un hombre
desde mi cuarto, y que vino
pared en medio y que él es
de Isabel amante fino,
1985
pero yo le hallo en mi casa
y, sin tener más indicios,
no le he de dejar salir.
Si Clara se ha recogido
y hallo en su quietud señales
1990
de ignorar este delito,
me daré por satisfecho.
Quiero, pues, ir a inquirirlo;
la puerta dejo cerrada,
seguro queda.)

GASPAR
Servíos
1995
de que yo salga, que estoy
con cuidado del peligro
desa señora.

MENDO
Aguardad,
(Toma la vela.)
que al punto salgo a serviros
y a acompañaros.

DIEGO
Acá
2000
se acerca, yo me retiro.

(Entra DON MENDO por donde estaba DON DIEGO escondido.)

ORTUÑO
¿Qué es lo que este viejo intenta?

GASPAR
No es muy fácil prevenirlo.

(Vuelve a salir DON MENDO, alborotado, y cierra tras sí la puerta donde estaba DON DIEGO.)

MENDO
(Aparte.)
(¡Válgame Dios, raro empeño!
Cierto es lo que me ha dicho
2005
don Gaspar; don Diego está
aquí dentro, que ha venido
por las tapias del jardín
tras él ¿Sin duda hay peligro
mayor?) Señor don Gaspar,
2010
idos, por Dios, presto, idos.

GASPAR
¿Qué traéis?

MENDO
¿Qué he de traer,
si tras vos vuestro enemigo
ha venido?

GASPAR
¿Quién?

MENDO
Don Diego.

GASPAR
¿Qué decís?

MENDO
Que yo le he visto
aquí dentro.

GASPAR
2015
(Aparte.)
(¡Vive Dios,
que era él el escondido!
¡Oh, ingrata! ¡Oh, falsa! Tu engaño
supe por raro camino.)

MENDO
Vamos presto, que no quiero
2020
que suceda de improviso
en mi casa una desdicha.

GASPAR
(Aparte.)
(Confieso que estoy corrido.)

MENDO
Andad, abrid la puerta
Martín.

ORTUÑO
(Aparte.)
(Bueno es dar él mismo
2025
prisa para que nos vamos.)

MENDO
¿No acabáis?

GASPAR
(Aparte.)
(Voy sin sentido.)

(Vanse DON GASPAR y ORTUÑO.)

MENDO
Ya se fueron. ¡Oh, qué bien
se ha dispuesto! Agora quito
la llave para que salga
2030
don Diego, que en otro sitio,
mas que se maten. Venid
señor don Diego.

(Abre la puerta y desde ella llama a DON DIEGO y sale.)

DIEGO
Sin juicio
salgo. ¿Hay más raros sucesos?

MENDO
Y estimad que tan remiso
2035
os advierto que en mi casa
habéis andado atrevido.

DIEGO
Yo, señor, ...

MENDO
No os detengáis.

DIEGO
...no vine...

MENDO
Ya lo he sabido.

DIEGO
...a ver...

MENDO
Estoy satisfecho.

DIEGO
...porque yo...

MENDO
2040
Nada he de oíros.

DIEGO
Pues me voy.

MENDO
Dios os guarde.
Alumbra, Martín.

DIEGO
(Aparte.)
(Preciso
es ya que me dé venganza
la vida de un falso amigo.)

MENDO
2045
Bendito sea Dios, que ya
fuera estoy deste peligro.
Mañana mudo mi casa.
¡Jesús, en lo que me he visto!
Si el yermo tiene algo bueno
2050
es el vivir sin vecinos.


Jornada III

Sale DON GASPAR y ORTUÑO.

ORTUÑO
De verte estoy admirado;
ni el fuego de amor te abrasa,
ni te consume el cuidado,
ni lo mismo que te pasa
2055
parece que te ha llegado;
de nada sientes dolor.
¿Haste visto el paladar?

GASPAR
¿Para qué?

ORTUÑO
Veamos, señor.
Déjame, por Dios, mirar
si eres...

GASPAR
¿Qué?

ORTUÑO
2060
Saludador.

GASPAR
¡Loco estás!

ORTUÑO
¿Quién te ha de ver
tratar, sin sentir bochorno,
con amor que empieza a arder,
que no diga que es hacer
2065
la patarata del horno?
¿Y quién dirá que no es
lo de la barra crujiendo,
si, cuando una dama ves,
coges la hermosura ardiendo
2070
y la traes entre los pies?
Sin duda que tu amor fue
hijo de Venus bastardo,
pues no sabes guardar fe.

GASPAR
Antes, Ortuño, la guardo
2075
tanto, que nadie la ve.

ORTUÑO
Eso, dente a ti decir
una chanza, que no ignoras
cómo la has de introducir,
pues no es para todas horas
2080
esto de hacer reír.
Hablemos con juicio un poco
porque quisiera apurar
esta materia que toco.

GASPAR
No es muy fácil el estar
2085
en juicio yo con un loco.

ORTUÑO
¿Quién no te ve tierno aquí,
allí airado, allá quejoso,
acullá fuera de ti,
siempre en el afán ocioso
2090
de andar de aquí para allí?
Ya te acredita de amante
el favor y ya la ira,
tiñéndose cada instante
del color de la mentira,
2095
camaleón, tu semblante.
¡Válgate el cielo, señor!
No te acabo de entender.
¿Qué es esto?

GASPAR
Todo es amor.

ORTUÑO
¿Cómo el engaño ha de ser
amor?

GASPAR
2100
Por eso mejor.

ORTUÑO
Pues, ¿no es amor un confuso
accidente apetecido,
un fuego en el alma infuso
y un hielo al aliento unido?

GASPAR
2105
Si eso es amor, no es al uso.

ORTUÑO
¿No es amor un leve ardor?
¿No es un daño procurado,
un apacible dolor
y un dulcísimo cuidado?

GASPAR
2110
No es al uso, si es amor.

ORTUÑO
Pues, ¿no sabremos cuál es
amor al uso, señor?

GASPAR
¿En mi pecho no le ves?

ORTUÑO
Explícamelo mejor.

GASPAR
Óyelo, pues.

ORTUÑO
2115
Dilo, pues.

GASPAR
Acreditar sin pena una pasión,
perder miedo y cariño a la beldad;
hacer su voluntad sin voluntad;
suspirar sin dar cuenta al corazón;
2120
no matarse en pasando la ocasión,
llorar en ella por curiosidad;
formar de una mentira una verdad;
hacer de una palabra una razón;
mudar de sitio en el primer vaivén;
2125
arrojar los pesares por ahí;
recibir los favores al desdén,
y, en fin, para acabar de estar en sí,
querer a todas las mujeres bien,
y mal a cada una de por sí.
2130
Este, Ortuño, es el amor
que se usa.

ORTUÑO
Pues, señor,
mire uced cómo ha de ser,
que a Juana no ha de querer
o la ha de querer mejor.
2135
Ya que he llegado a amparalla
y mirar por su remedio,
si se ha de tratar de amalla
(en esto no ha de haber medio),
quererla mucho o dejalla.

GASPAR
2140
El quererla mucho escojo.

ORTUÑO
En verdad que no te engañas,
mas, ¿qué has hecho de tu enojo?
¿Cómo te dejan pestañas
tantos pesares al ojo?

GASPAR
2145
Mira, aunque anoche salí
airado con Isabel,
porque a don García vi
dentro en su casa y con él
cumplió, dejándome a mí,
2150
y aunque también me hallé luego
con doña Clara perdido
porque, entrando a hablarla ciego,
averigüé que había sido
el que se escondió don Diego,
2155
sabe que a muy poco trecho
que anduve, después que yo
te envié, se halló mi pecho,
de cuanto se le sucedió
con ellas dos, satisfecho;
2160
de suerte que, si mi amor
ayer se trucó en desdén,
enojo, rabia y furor,
hoy a Isabel quiero bien
y a doña Clara mejor.

ORTUÑO
2165
Pues ¿cómo tantos consuelos
hallaste? Y, siendo tan fuerte
el pesar, ¿qué en tus recelos
satisfizo?

GASPAR
De esta suerte
me hallé sin todos mis celos.
2170
Salí a la calle después
de aquel accidente raro
que me sucedió en la casa
de doña Clara, aguardando
a que saliese don Diego
2175
para apurar todo el caso,
porque juzgué que no era
posible haberle llamado
doña Clara al tiempo mismo
que a mí me estaba esperando.
2180
Salió, pues, y a mí se vino
colérico y enojado,
porque escuchó la disculpa
que me oyó, contra el recato
de su hermana; procuré
2185
reducirle, asegurando
sus sospechas y, en el mismo
ir ponderando mi agravio,
me dio a entender que en la casa
de doña Clara entró acaso,
2190
que ella se enojó de verle,
que a la ventana llamaron,
que dijo que era su padre
y que él se escondió en el cuarto
del jardín, con lo cual yo
2195
vine a hallarme asegurado
desta duda y tan gustoso,
que me agradecí mi engaño.
Mas don Diego, que ya entonces
mañoso me había sacado
2200
de la calle, me embistió
con el acero en la mano.
Hallóme con él, y apenas
se formó el primer reparo,
cuando llegó don García
2205
y vino a hallarse obligado
don Diego a callar delante
de su enemigo su agravio;
y así fingió que los dos
nos estábamos burlando.
2210
Él se fue y quedeme solo
con don García y, tratando
de Isabel, me confesó
que se valió su cuidado
anoche de una crïada
2215
para entrar donde le hallamos
sin que Isabel lo supiese,
de suerte que, en breve rato,
saqué dos seguridades:
de dos celos se trocaron
2220
dos penas en dos avisos,
en dos gustos dos cuidados
y yo en un sosiego inútil
me hallé muy desamparado
sin mi queja, que el faltar
2225
la razón en tales casos
viene a ser ocio, y el ocio
es grandísimo trabajo.

ORTUÑO
¿Sabes lo que decir quiero?

GASPAR
¿Qué, Ortuño?

ORTUÑO
¿Qué? Que es un diablo
2230
muy entendido el que tiene
por su cuenta tus pecados.
Ahora, señor, me vienes
de nuevo embarraganado,
cuando pensé que harías,
2235
después de dos desengaños,
una confesión bien hecha,
pues sois los enamorados
tales, que habéis menester
reñir para confesaros,
2240
porque cualquiera enfadillo
que os da la que estáis amando,
es un gusano que os pudre
y así, en habiendo acabado
de pudriros, suele dar
2245
tras la conciencia el gusano.
En fin, ¿quieres a Isabel?

GASPAR
¿Eso quién puede dudarlo?

ORTUÑO
¿Y a Clara?

GASPAR
Como al principio.

ORTUÑO
A la calle hemos llegado
2250
sin sentir. ¿Y a cuál de todas
quieres con menos engaño?

GASPAR
De mi doña Clara hermosa
estoy casi enamorado.

ORTUÑO
¿Y Juana ha apedreado el campo?

GASPAR
2255
Juana es ripio del cuidado.

ORTUÑO
Daré voces ¿Juana es ripio?

(Sale JUANA con manto.)

JUANA
Eso está muy mal hablado
y pudiera el muy bribón
saber ya cómo me llamo.
2260
¿Qué cosa es «Juana es ripio»?

GASPAR
Juana hermosa, no hagas caso
deste loco, porque al fin
discurre como hombre bajo.
¿Qué piensas que me decía?
2265
Que para quererte tanto
como te quiero, eres ripio.

JUANA
Aquesto mismo he escuchado.

ORTUÑO
Señores, ¿hay tal desdicha?
Juana, me lleven los diablos
2270
si no me has mudado el tono.

JUANA
¿Qué tono he de haber mudado?

ORTUÑO
Que yo lo dije en falsete
y lo oíste en contrabajo.

GASPAR
¿No callarás, majadero?

ORTUÑO
2275
En estas cosas no hay amo.
Si como tu pan, tú comes
mi carne, que es mejor pasto.

GASPAR
Pues, mi Juana, ¿era hora ya
de vernos? ¿Olvidas tanto
2280
a quien te estima y te quiere?

ORTUÑO
(Aparte.)
(¿Que esto escucho y no me caigo?)

JUANA
¿Pues vos, señor, me echáis menos,
teniendo tan ocupado
el gusto?

ORTUÑO
(Aparte.)
(¡Y le pide celos!
2285
¿Para cuándo son los palos?)

GASPAR
Tu amor, Juana, sabe hacerse
lugar en mi pecho.

JUANA
Vamos
a lo que importa. Mi ama
me envía a decirte...

GASPAR
¿Y cuándo
la he de ver?

JUANA
2290
¿No dejarás
que te lo diga despacio?
¿Ves cuál estás? Esta tarde
te quiere hablar en el caso
de anoche y satisfacerte
de que don Diego...

GASPAR
2295
Ya me hallo
satisfecho y sé que está
sin culpa.

JUANA
Pues, acabados
los enojos, podrá usted
ir muy abierto de brazos,
2300
muy tiernísimo de afectos
y muy eficaz de halagos.

ORTUÑO
Ya no puedo más. ¡Señor!

GASPAR
¿Qué quieres?

ORTUÑO
Pues tienes tanto
de saludador, procura...

GASPAR
¿Qué?

ORTUÑO
2305
Que yo estoy rabiando...

(Sale DOÑA ISABEL e INÉS con mantos.)

ISABEL
Mi hermano, como te digo,
me tiene con gran cuidado,
porque desde anoche está
melancólico y hablando
2310
con equívocas razones
con don Gaspar. Me ha causado
recelos de que ha entendido
mi amor y, por avisarlo
a don Gaspar, he salido
2315
en este traje y dejando
en mi casa prevenido
que, si viniere mi hermano,
digan que vino mi tía
y me fui con ella al Prado.
2320
Pero aguarda, ¿no es aquél
don Gaspar?

INÉS
Sí y está hablando
con una. ¿Sabes quién es?

ISABEL
¿Quién es?

INÉS
Es, si no me engaño,
crïada de doña Clara.

ISABEL
¿Sábeslo bien?

INÉS
2325
En el campo
juzgo que la vi con ella.

ISABEL
No me he de ir sin apurarlo.

GASPAR
Juana, como no te enojes,
veré a tu ama.

ISABEL
Temblando
estoy de cólera.

INÉS
2330
¿Y llegas
a hablarle?

ISABEL
Ya me he empeñado.
¡Señor don Gaspar!

GASPAR
¿Quién es?

ISABEL
Quien ya de vuestros engaños
quedará desengañada.

GASPAR
2335
¡Bella Isabel! ¿Cómo? ¿Cuándo?

JUANA
Espera, pues...

GASPAR
Mi señora,
¿vos aquí?
(Aparte.)
(Estoy turbado.)

ORTUÑO
(Aparte.)
(¡Vive Cristo, que me huelgo!)

ISABEL
Yo tengo un poco que hablaros
2340
y así puede esa crïada
irse.

JUANA
Mi reina, yo hablo
por mí, no como crïada
de nadie.

ISABEL
(Aparte.)
(Lo que he dudado
he de apurar.) Ya conozco
2345
a doña Clara de Castro,
vuestra señora... Diréis
que una tapada os ha enviado
noramala y que con ella
lo mismo hiciera.

ORTUÑO
A lo largo
2350
la han tenido; entre una ronca
y una Clara está mi amo.

JUANA
Si aquí estuviera mi ama,
ya que vos la habéis nombrado,
ella volviera por sí.

ISABEL
2355
Inés, lo que sospechamos
es cierto.

INÉS
Cayó la pobre.

GASPAR
Juana, repara. ¿Hay enfado
como este? Mira que
aunque el indicio es tan claro...

ISABEL
2360
Satisfaced la crïada,
que yo me iré a no estorbaros,
o a no sentirlo o sentirlo
como pide vuestro engaño.

GASPAR
Aguarda, advierte...

ISABEL
¿Esperar?

GASPAR
2365
Óyeme primero un rato.
(Aparte.)
(Yo quiero satisfacerla,
que Juana sabrá callarlo
por el interés.) ¡Ortuño!

ORTUÑO
¿Señor?

GASPAR
Tenme cuïdado
2370
de que Juana no se vaya.

ORTUÑO
Está bien.

INÉS
(Aparte.)
(¡Que estos bellacos
se usen y las mujeres
tan diferentes seamos!)

GASPAR
Es verdad que esta criada
2375
me estaba, Isabel, hablando
allá de cosas pasadas,
pero yo estoy tan postrado
a tus ojos, que no hay gusto
para mí que ser tu esclavo.
2380
(Aparte.)
(De mejor gana dijera
a doña Clara otro tanto.)

(Sale DON DIEGO y MARTÍN.)

DIEGO
Digo, pues, que me pasó
todo lo que te he contado
y que dello he colegido
2385
que don Gaspar, profanando
nuestra amistad, quiere a Clara;
que haberle en su casa hallado
anoche, haberse valido
con su padre de un engaño
2390
y de otro engaño conmigo,
son evidentes y claros
indicios. Mas, ¿no es aquél
don Gaspar?

MARTÍN
Él es y hablando
con una mujer está.

DIEGO
2395
Tente, que si no me engaño
es doña Clara, que aquella
que allí está con el crïado
descubierta, es la crïada
que anoche me escondió cuando
2400
entré en su casa. Esto es cierto.
Desde aquí disimulados
podremos ver en qué para.

ISABEL
Después de tal desengaño,
¿qué disculpa podrá darme
2405
vuestro amor...? Pero mi hermano
está en la calle.

GASPAR
¿Qué dices?

ISABEL
Inés, cúbrete.

INÉS
Temblando
estoy ya.

ISABEL
No me ha visto,
que divertido está hablando
2410
con Martín. Mejor será
que os vais aprisa.

GASPAR
Y si acaso
te ha visto, ¿te he de dejar?

ISABEL
No es este traje que traigo
conocido, y si os ve aquí
2415
es fuerza hacer más reparo.

GASPAR
Pues yo me voy.

ISABEL
¡Bien pagáis
tan costosos sobresaltos!

GASPAR
Mi amor volverá por sí.

ISABEL
Idos, pues.

GASPAR
(Aparte.)
(Bien se ha trazado.)
2420
Ortuño, ya que no puedo
sin ser de Isabel notado,
hablar a Juana, con ella
te puedes quedar un rato
hasta enviarla reducida
2425
a callar lo que ha pasado,
y ofrecerla cien escudos
si vieres que es necesario.
(Vase.)

ORTUÑO
Sí será.

INÉS
Por no enojarla
se va. ¡Buena me ha dejado!

MARTÍN
Él se ha ido.

DIEGO
2430
Ya lo veo,
pero ella se ha quedado
y, por afirmarme bien
si es doña Clara, guardo
mis iras para después.

ISABEL
2435
Inés, él muestra cuidado
porque no se va y me vuelve
a mirar de cuando en cuando,
mas ya se acerca. ¡Ay de mí!
Anda, pasemos de largo.

(Pasa uno por delante del otro, mirando mucho y haciéndose cortesías.)

DIEGO
2440
No parece doña Clara.

MARTÍN
Eso estaba reparando.

ISABEL
Por si ha reparado, es bien
que algunas calles torzamos
antes de volver a casa.

INÉS
Bien has dicho.

ISABEL
2445
Amor tirano,
si en este susto pudiera
alcanzarte mi cuidado...

(Vanse las dos.)

DIEGO
¿Hay más raras confusiones?
La una criada ha dejado,
2450
¿si ha sido por deslumbrarme?
Pues no han de poder lograrlo,
que, por salir desta duda,
y porque luego su engaño
no me niegue lo que he visto,
2455
la he de ir siguiendo a lo largo
hasta ver donde entra. ¡Amor,
déjame este desengaño!

(Vase DON DIEGO y MARTÍN por donde se fue DOÑA ISABEL y quedándose mirando ORTUÑO y JUANA.)

ORTUÑO
(Aparte.)
(Mucho he temido este enlace,
¿Si sabré hacerme enojado?)

JUANA
2460
(Aparte.)
(¿Ortuño se queda? ¡Bueno!)

ORTUÑO
(Aparte.)
(Lo que temo es estas manos
de demonio, que nacieron
inclinadas a sopapos.)

JUANA
Ortuño, ¿cómo no llegas
2465
a hablarme? ¿Retiro tanto?
¿Ya no me ves? Ven acá,
dime, ¿en qué entiende tu amo?
No me niegues lo que sabes,
pues sabes que sé pagarlo.
2470
¿Viene muy tarde de noche?
¿Anda muy enamorado?
¿Se acuerda a veces de mí?
¿Me quiere de cuando en cuando?
Un vestido tienes cierto
2475
si haces como buen crïado.
¿Tiene muchas...?

ORTUÑO
Sí, señora,
muchas tiene.
(Aparte.)
(Cuatro aguardo,
pero todas se le quedan
si no es la de Ortuño.)

JUANA
Es llano,
2480
tiene muy buenos aceros
esa hoja.

ORTUÑO
No son malos,
aunque un mordiente que tiene
le echa a perder los recazos.

JUANA
Guarnécela bien, no importa.

ORTUÑO
2485
También se le van formando
algunas vueltas.

JUANA
¿De qué?

ORTUÑO
¿De qué? De coces y palos.

JUANA
De ese modo faltará
en la pendencia.

ORTUÑO
Veamos,
2490
ya no puedo sufrir más.
Pase acá la infame.

JUANA
Paso,
por Dios, que me has hecho añicos
con la mano todo el brazo.

ORTUÑO
Esto es juego.

JUANA
Pues si es juego,
2495
no quiero probar la mano.

ORTUÑO
Excusar esa probada
no es posible.

JUANA
Hablemos claro,
señor mío, uced tiene
de ración catorce cuartos
2500
y un pan y de quitación
lo que le sisa a su amo.
Yo, aunque soy linda moza,
mil menesteres humanos
tengo. Conviene a saber:
2505
como, ceno, visto y calzo.
Usté guarda el real que ahorra
tan lindamente guardado
que, por ahorrado que esté,
no deja de estar esclavo.
2510
Si ve algún vestidillo
y alhaja que no ha comprado
se mesura y pide cuenta,
pero no cuenta con pago.
Si algún regalo me traen,
2515
se porta en él tan taimado
que conmigo tiene hocico
y boca con el regalo.
Pues, señor mío, estas cosas
no son por ate del diablo,
2520
o hacer el milagro usted
o no hacer tantos milagros.

ORTUÑO
Válgame Dios, qué gran fuerza
trae consigo el hablar claro.
Digo, Juana, que ya estoy
2525
confundido siete estados
debajo de tu razón,
y de hoy más te ofrezco y mando
de gastar la cortesía,
ya que otra cosa no gasto.
2530
Pasarme pienso a cuchillo
la imaginación y caso
que, al pasármela, resuelva
en lo mejor de mis cascos,
haré que miro a otro cabo.

JUANA
2535
De ese modo viviremos.

ORTUÑO
Pues dese modo vivamos

JUANA
En fin, ¿no has de pedir celos?

ORTUÑO
Yo no, Juana. ¿Tú has de darlos?

JUANA
Eso yo te lo prometo.

ORTUÑO
Pues la mano.

JUANA
2540
Pues la mano.

ORTUÑO
¡Válgame Dios, qué gran fuerza
trae consigo el hablar claro!

JUANA
Adiós.

ORTUÑO
Adiós. ¡Ah, sí! Juana,
aquí me dijo mi amo
2545
que te ofrezca cien escudos
si callas lo que ha pasado.
Mira tú lo que has de hacer.

JUANA
¿Cien escudos? Callarélo.
¿Y vendrán presto?

ORTUÑO
Eso no,
2550
pero serán bien mandados.

JUANA
Yo pensaba callar ya,
pero ya que me has hablado
con claridad, a mi ama
le he de contar todo el caso.

ORTUÑO
2555
¡Válgame Dios, qué gran fuerza
trae consigo el hablar claro!

(Vanse. Salen DOÑA CLARA y DON MENDO.)

CLARA
Señor, ...

MENDO
Esto ha de ser. No hay replicarme.

CLARA
Yo te he de obedecer, no es excusarme
el discurrir, señor, con tu licencia.

MENDO
2560
No toca el discurrir a la obediencia.
Tu esposo don García
queja tendrá de la tardanza mía,
pues estando tratado
de casar, tanto tú lo has dilatado,
2565
y el vulgo, que, indiscreto,
sin ver la causa juzga del efecto,
dirá, no averiguando en qué consiste,
que de los dos alguno se resiste,
y cuando esto no sea
2570
que alguno de los dos no lo desea.
Pues, ¿cómo he de honestar el dilatarlo,
pues basta para culpa el no abreviarlo?

CLARA
Señor, la dilación que yo te pido
es solo hasta que más introducido
el cariño en los dos,
2575
(Aparte.)
(¡Qué mal le engaño!)
si no más fino, esté menos extraño,
que es negociar que falte la firmeza,
ir sin fineza la mayor fineza.

MENDO
Amor, que es tan amigo del recato,
2580
¿no ha menester preámbulos al trato?
Que cuando a la razón sigue el sentido,
no va arrastrando, sino conducido.
Yo estoy viejo. Tú, Clara, eres hermosa,
la guarda del honor es peligrosa
2585
y, aunque es tal tu cordura
que fiársele puede a tu hermosura,
también puede fiársele que advierta
que en edad tan prolija y tan incierta
no se puede llamar afecto ciego
2590
este inquieto anhelar por el sosiego.

CLARA
Sí, señor.

MENDO
Ya tu respuesta he prevenido.
Es razón esto, habráte convencido.
Yo voy por don García,
todo se debe a la fineza mía.
(Vase.)

CLARA
2595
¿Hay más rara violencia,
qué he de hacer voluntad de la obediencia?
¿Y que mi padre, con imperio injusto,
introduzca preceptos en mi gusto
y quiera disponer que mi albedrío
2600
se rinda al suyo y que parezca mío?
Pues seré pertinaz en su porfía,
o parézcalo yo, con don García
no me ha de ver casada,
que esta acción dura mucho para errada.
2605
¡Oh, si viniese Juana! ¡Oh, si viniese
con ella don Gaspar, para que viese
el aprieto en el que estoy y, satisfecho
de las injustas dudas de su pecho,
me ayudase al remedio, si le tiene
2610
tanta resolución. Mas Juana viene.

(Sale JUANA.)

CLARA
¡Juana!

JUANA
¿Señora mía?

CLARA
Gran deseo tenía
de que vinieses. Di qué te ha pasado
con don Gaspar.

JUANA
2615
(Aparte.)
(Yo traigo buen recado.)

CLARA
¿Le hallaste? ¿Le dijiste ya la hora
en que me puede ver?

JUANA
(Aparte.)
(¡Pobre señora!)

CLARA
Nunca le he deseado con mayores
afectos.

JUANA
(Aparte.)
(¡Ay qué lástima, señores!)

CLARA
2620
¿No me respondes? ¿Qué te ha sucedido?
¿No lo has hallado?

JUANA
Sí, pero perdido.

CLARA
Pues, ¿qué? ¿No te ha escuchado?

JUANA
Mejor fuera.

CLARA
Pues, ¿qué? ¿No quiere verme?

JUANA
Más valiera.

CLARA
Pues despéname presto
2625
y dime ya qué te ha pasado.

JUANA
(Aparte.)
(Estoy por darle satisfación.)
De sus celos, soy señora...

CLARA
Presto, que no estoy ahora,
Juana, para relación.

JUANA
2630
Atajásteme, que ya
me entraba en el romance.

CLARA
Di.

JUANA
¿Quiereslo más breve?

CLARA
Sí.

JUANA
¿Sí? Pues vaya por acá.
Llegué a hablarle y halléle menos ciego
2635
de celos que pensé, porque don Diego
todo lo que pasó le había contado,
y apenas yo le dije tu recado,
cuando llegó furiosa una tapada...

CLARA
¿Qué dices?

JUANA
Oye, pues que esto es nada.

CLARA
¿Y le habló?

JUANA
2640
Sentidísimas razones.

CLARA
¿Y él la escuchó?

JUANA
Y la dio satisfaciones.

CLARA
¿Y conocióte?

JUANA
Sí, porque muy fiera
me trató, maldiciéndome que hiciera
lo mismo con mi ama doña Clara.

CLARA
¿Cómo? ¿Qué dices?

JUANA
2645
Fue vergüenza rara
la que pasé.

CLARA
¿Y pudiste conocella?

JUANA
No fue posible.

CLARA
¿No fueras tras ella?

JUANA
No me dejó el crïado,
que me ofreció, muy falso y muy taimado,
2650
de parte de su amo unos doblones
porque no te dijese sus traiciones.
Mas soy fiel y tu amor me compadece
y él diz que manda, pero no obedece.

CLARA
¡Diera la vida por saber quién era
la dama!

JUANA
2655
Lleve el diablo quien tal diera,
vivamos con un poco de cuidado
que ella vendrá a las manos.

CLARA
¿Quién ha entrado?

(Sale DOÑA ISABEL e INÉS, alborotadas.)

ISABEL
¿Sube?

INÉS
Sí, pienso que sube.

ISABEL
Señora, si el ser quién sois
2660
os obliga a que amparéis
una mujer como yo,
sabed qué me ha sucedido.

CLARA
¿Doña Isabel?

ISABEL
Sí, yo soy,
que aunque nos hemos tratado
2665
tan poco, es fuerza que vos
me favorezcáis.

CLARA
¿En qué?

ISABEL
Mi hermano don Diego (estoy
sin aliento) me ha seguido
y, habiendo torcido yo
2670
algunas calles, volví
a mi casa (¡qué temor!)
y, al querer entrar en ella,
le volví a ver, y por no
aventurarlo, me entré
2675
en vuestro zaguán (¡ay, Dios!)
para aguardar que pasase,
mas, no solo no pasó,
pero se ha entrado tras mí.
La vida vuestro favor
2680
me importa, un hermano es
quien me sigue, la ocasión
es decente, yo me escondo.
Entra, Inés.

CLARA
Tened, por Dios.
No es preciso que él os busque
2685
si, como decís, os vio.

ISABEL
No hará, que no me ha podido
conocer, que mi temor
le hizo seguirme, y si os ve
pensará que fuisteis vos.

CLARA
2690
Pues, ¿cómo ha de juzgar eso
hallándome cómo estoy?

ISABEL
Bien dices, esto ha de ser
(mucho discurre el temor)
con solo hallar ese manto
en vuestras manos.

JUANA
2695
Ya entró.
en la antesala.

ISABEL
Anda, Inés.

CLARA
¿A quién esto sucedió?

(DOÑA ISABEL se esconde y deja el manto en las manos de CLARA y sale DON DIEGO.)

DIEGO
¡Niega, ingrata! ¡Niega, ingrata,
que justos mis celos son!

CLARA
Ten, Juana, ese manto.

DIEGO
2700
Di,
que se ha engañado mi amor,
que mis ojos han mentido
y que lo mismo que estoy
tocando, no es evidencia
2705
sino engaño e ilusión.

CLARA
Señor don Diego, ¿qué es esto?
(Aparte.)
(¿Hay más rara confusión?)
Advertid, ...
(Aparte.)
(No sé qué hacer,
pues no he de decirle yo
2710
que es su hermana la escondida)
...que engañado...
(Aparte.)
(¿Hay turbación
como esta?) ...habéis entrado
en mi casa.

DIEGO
¡Bien por Dios!
Luego, ¿tú piensas, ingrata,
2715
que desde que se apartó
tu amante, no te he seguido?

CLARA
(Aparte.)
(¿Con amante la encontró?)

DIEGO
Ven acá. ¿No te acababas
de quitar, cuando entré yo,
2720
el manto? ¿No se le tiene
puesto esta crïada? ¿No
os vi yo con don Gaspar
en esta calle a las dos?

CLARA
¿Con don Gaspar?

DIEGO
Sí, negadlo.

CLARA
2725
(Aparte.)
(Luego la que se escondió
es la misma que vio Juana.
¿Hay desengaño mayor?)

JUANA
(Aparte.)
(Luego esta es la del reto.
Pagaráme lo que habló.)

DIEGO
2730
Ya, en fin, doña Clara, ya
desengañado mi amor,
se resuelve a abrir los ojos
que nuestro engaño cegó.

CLARA
Sin duda, señor don Diego,
2735
que os quita vuestra pasión
la memoria de que habláis
conmigo. Volved en vos.
¿Qué promesa tenéis mía?
¿Qué caricia o qué favor
2740
para dar a vuestras quejas
tanto afecto o tanta voz?
Si un papel os escribí
fue que entonces me importó.
Volvedle a ver y no hagáis
2745
veras las que burlas son.
Idos, pues, no me veáis.

DIEGO
¿Con esa resolución
me habláis?

CLARA
Es cuerda y precisa.

DIEGO
Y porque penséis que estoy
2750
desengañado, el papel
que decís volverá hoy
a vuestra mano.

CLARA
Será
hacerme grande favor.

DIEGO
Yo os lo ofrezco.

CLARA
Yo lo aceto.

DIEGO
Pues yo voy a por él.

CLARA
2755
Adiós.

DIEGO
Adiós, pues que en don Gaspar
vengará mi pundonor
el modo de disculpar
culpas de vuestra afición.
2760
Yo le quitaré la vida,
por si en ella os hallo a vos.
(Vase.)

CLARA
¿Oís? Ya que vais resuelto
a matar este traidor,
venid a mí si os faltare
2765
coraje, acero o razón.

JUANA
¿Qué te parece, señora?
En fin, está en esta sala
la que me envió noramala.
Calla, pues, que yo entro agora.

CLARA
2770
Aguarda, el paso detén.

JUANA
¿A qué?
¿No me dejarás?

CLARA
Pues, ¿qué quieres? ¿Dónde vas?

JUANA
¿Dónde voy? A quedar bien.

CLARA
Mira si nos oye.

JUANA
No,
2775
que a lo más hondo su miedo
la hizo entrar.

CLARA
Pues habla quedo,
que mi agravio imaginó
la venganza más cruel.
¿Vendrá agora don Gaspar?

JUANA
2780
Ya no es posible tardar.

CLARA
Vengaréme della y dél.

JUANA
Pues déjame en tanto ir
a medio matar un gato,
porque la demos un rato
2785
de gato a medio morir.

CLARA
No nos oiga.

JUANA
No se asome.
Así, ¿quieres que de paso
entre agora, a ver si acaso
tiene tinta la redoma?

CLARA
2790
Tú verás que a su despecho,
en viendo yo a este villano,
he de escribir con mi mano
mis venganzas en su pecho.

JUANA
Pues mira, ya que tan rara
2795
venganza quieres urdir,
si el pecho la has de escribir,
hazle la cruz en la cara.

(Sale ORTUÑO.)

ORTUÑO
Ce, Juanilla.

JUANA
Ortuño viene.

ORTUÑO
¿Puede entrar mi amo?

JUANA
Sí,
2800
di que mi ama está aquí.

CLARA
Mi venganza se previene.

JUANA
¿Cómo la has de encaminar?
Ya estoy rabiando por vella.

CLARA
Tú, Juana, te entra con ella
2805
y, en viendo a don Gaspar,
haz que se llegue a esta puerta
mientras durare este lance
y porque a verla no alcance,
puedes correr la antepuerta.

JUANA
2810
Yo lo dispondré, que ya
estoy al cabo.

CLARA
Así, Juana,
Lucía esté a la ventana
para avisar.

JUANA
Está bien.

(Vase JUANA dejando corrida una puerta, que habrá en una puerta y sale DON GASPAR y ORTUÑO.)

GASPAR
Allí está.

ORTUÑO
¿No llegas?

GASPAR
Sí.

ORTUÑO
2815
¿Y vienes, en fin, muy tierno?

GASPAR
Cada día quiero más
a esta mujer.

ORTUÑO
Según eso,
Juanilla...

GASPAR
Por hoy es tuya.

ORTUÑO
Sobra muchísimo tiempo.

GASPAR
2820
Si alguna vez, prenda hermosa,
si alguna vez, dulce sueño,
te merecieron mis ansias
piedad o atención, ...

CLARA
(Aparte.)
(¡Qué bueno!)

GASPAR
...hoy, por más afectuosas,
te merecen...

CLARA
2825
(Aparte.)
(¡A buen tiempo!)

GASPAR
...más piedad, más atención...

CLARA
(Aparte.)
(¿Si estará Isabel oyendo?
Porque si ella no lo escucha,
se echa a perder todo esto.)

(Sale a la puerta DOÑA ISABEL y JUANA.)

ISABEL
¿Fuese ya?

JUANA
2830
Sí, ya podéis
salir, pero un caballero
está hablando con mi ama.
Esperad.

ISABEL
¿Qué es lo que veo?
Don Gaspar es ¿Que esto sufro?

GASPAR
2835
...Digo, pues, hechizo bello
de mis ojos, Clara hermosa, ...

CLARA
(Aparte.)
(Ya la he sentido en el puesto;
diga mucho desto ahora,
que ya es bueno y a buen tiempo.)

GASPAR
2840
...Digo, pues, que de mis dudas
vuelvo otra vez satisfecho
a hacer que mi corazón
se abrase en mejor incendio.
No sé qué añade en los ojos
2845
el gusto, adorado dueño,
que hoy me pareces mejor
que ayer; pero ya lo entiendo.
Hoy te miro con amor
y ayer te miré con celos
2850
y, aunque tu belleza es una,
mi atención es otra, puesto
que ayer los ojos airados,
y hoy amorosos y tiernos,
ayer verían lo hermoso,
2855
mas hoy ven lo lisonjero.

CLARA
(Aparte.)
(Si alguna vez regalaron
mentidos estos requiebros
es hoy, porque ando a buscar
el sonido y no el afecto.)

GASPAR
Sin vida estoy.

JUANA
2860
¡No es mal como
el que lleva la del reto!

CLARA
(Aparte.)
(En fin, ya vamos echando
más tosigo en el veneno.)
Ya, en fin, ¿satisfecho vienes
2865
de tus injustos recelos?

GASPAR
A tus pies vuelvo rendido.

CLARA
¿Ya yo prometerme puedo
tu firmeza?

GASPAR
Será eterna
la adoración de mi pecho.

CLARA
2870
Mira que me ofreces mucho.

GASPAR
Es mucho más lo que quiero.

CLARA
¿Y he de ser yo sola quien
te merezca estos afectos?

GASPAR
¿Eso dudas?

CLARA
No te espantes,
2875
que es poco lo que merezco.

GASPAR
¿Tú desconfías, bien mío?

CLARA
Júralo, pues, y creerélo.

GASPAR
Fáltenme, amén, esos ojos
si no me muero por ellos.

CLARA
2880
Guárdete Dios, que del modo
que si lo viera lo creo.

ISABEL
Ya no puedo sufrir más.

JUANA
(Aparte.)
(Ya se irrita, no es malo esto.)

GASPAR
Parece que a esta puerta
anda gente.

CLARA
2885
(Aparte.)
(Raro medio
de acabar esta venganza
me ha ocurrido.)
(Turbada.)
Si allá dentro
las crïadas, don Gaspar, ...
Yo a nadie escondido tengo.
2890
Si Juana... porque yo, como
tú no lo ves.

GASPAR
¿Qué es aquesto?

CLARA
(Aparte.)
(Con turbarme, he de empeñarle
en que apure lo que quiero.)

GASPAR
Pues, ¿quién te ha dicho que tú
2895
tienes a nadie encubierto?

CLARA
Nadie, pero te conozco,
y desde anoche te temo.

GASPAR
Pues, vive Dios, que he de ver
hasta el menor aposento
de la casa.

CLARA
2900
¿Para qué?

GASPAR
Porque en tu semblante veo
señas de tu culpa.

CLARA
¿Yo?
¿No echas de ver (habla quedo)
que si algún amante mío
2905
aquí te estuviera oyendo...?

GASPAR
Que se saliera a matar
conmigo dirás, ¿no es esto?
Pues ya es antiguo.

ORTUÑO
Señor,
don Diego es sin duda. Entremos
2910
antes que pueda achacarse
Juana maridos ajenos.
Ven conmigo.

CLARA
Aguarda.

GASPAR
Aparta.
Deste modo... Mas, ¿qué es esto?

(Corre la cortina y halla a DOÑA ISABEL y quédase turbado. Van saliendo y queda en medio de las dos.)

CLARA
(Aparte.)
(¡Bien se ha hecho!)

ISABEL
¡Muerta salgo!

GASPAR
¡Isabel!

ORTUÑO
2915
¡Lindo don Diego!

GASPAR
Pues, ¿cómo, Isabel? Pues, Clara,
¿de qué suerte (a hablar no acierto)
juntas os hallo a las dos?

CLARA
Por ver esto.

ISABEL
Por ver esto.

ORTUÑO
2920
Mírenle, y luego dirán
que está la virtud en medio.

CLARA
Ya, falso, alevoso amante, ...

ISABEL
Ya, ingrato, vil caballero, ...

CLARA
...que este desengaño he visto, ...

ISABEL
2925
...que este desengaño veo, ...

CLARA
...no podrán vuestras traiciones...

ISABEL
...no podrá el engaño vuestro...

CLARA
...deslumbrar...

ISABEL
...desvanecer...

CLARA
...mis sospechas.

ISABEL
...mis recelos.

CLARA
2930
Mujeres, ¡escarmiento!
¡Fuego, fuego en los hombres!

ISABEL
¡Fuego, fuego!

CLARA
¿No me dejaréis hablar?
¿He de quejarme con eco?

ISABEL
Decid, que yo guardaré
2935
mis enojos para luego.

CLARA
Pues yo digo...

GASPAR
Clara hermosa, ...

CLARA
¡No hay Clara! Atended.

GASPAR
Ya atiendo.

CLARA
Pensarás, ingrato amante,
que a mí me hace novedad
2940
el ver esta variedad
en tu pecho y tu semblante.
Pues no, ninguna se espante,
ni otra acción del hombre espere,
que el que más gime y se muere
2945
por vencer nuestro desdén
dice lo que quiere bien,
mas no dice lo que quiere.
El hombre menos traidor
atrás nuestro engaño deja,
2950
y está el ser mejor su queja
en que se queja mejor.
Nosotras, nuestro dolor
no le sabemos decir;
sentirle sí, hasta morir,
2955
pero, ¿qué viene a importar,
si nos falta el ponderar,
que es el alma del sentir?
Hoy, pues, deja mi pasión
en las quejas que da al viento
2960
la voz de mi sentimiento,
mas no la de mi razón,
y cual suele en la prisión
ser lima más provechosa
la sorda, así en esta ociosa
2965
prisión deste dios rapaz
viene a ser más eficaz
la queja menos ruidosa.
Diestro can que, embravecido,
venga su cólera ardiente,
2970
usa del rabioso diente
primero que del latido,
antes de herir el oído,
mató el rayo. Consideren
pues, los que enojos tuvieren,
2975
que quejas de una pasión
truenos y latidos son
que avisan, pero no hieren.
Y así, aunque airada me ves,
sin más señas que irritarme,
2980
advierte, que el enojarme
mi mayor venganza es.
Este amor nos cura, pues,
mujeres, cese el abuso
de amar como Amor dispuso,
2985
muera el favor y el desdén
y desde hoy mal haya, amén,
la que no entrare en el uso.

ISABEL
Mal haya, amiga, mil veces,
no más vanos rendimientos.

CLARA
2990
Imitemos sus traiciones.

ISABEL
Sus dobleces imitemos.

CLARA
Y vos, traidor, ...

ISABEL
Vos, ingrato, ...

CLARA
...fementido, ...

ISABEL
...falso, ...

CLARA
...necio, ...

ISABEL
...para quien sois, os quedad

CLARA
2995
...no me veáis, idos presto.

LAS DOS
Mujeres, escarmiento,
¡Fuego, fuego en los hombres! ¡Fuego, fuego!

(Detiénelas DON GASPAR.)

GASPAR
Aguardad, no os habéis de ir,
que, ya que en tan grande aprieto,
3000
es fuerza que me declare
o lo pierda todo, quiero
que tú, Isabel, me perdones,
y tú, Clara, mis afectos
admitas, porque desde hoy
3005
eres mi absoluto dueño.

(Salen JUANA e INÉS.)

JUANA
Señora, tu padre ha entrado
por la puerta falsa, y pienso
que con don García sube
por la puerta de acá dentro.

ISABEL
3010
¿Con él viene don García?
Pues yo me voy porque, puesto
que ya he perdido a este ingrato,
con él despicarme pienso
y no es bien que me halle aquí.
3015
Ven, Inés, pero, ¿qué veo?
Mi hermano por acá viene.

CLARA
¿Hay más peligros?

MENDO
¿Qué es esto?
(Sale DON MENDO y DON GARCÍA.)
¿Quién, don Gaspar?

GARCÍA
¡Soy perdido!

(Sale DON DIEGO con un papel.)

DIEGO
Ya, ingrata, a traerte vengo
3020
el papel, pero, ¿qué miro?
¿Don Gaspar? ¿Mi hermana? ¡Cielos!
¿Qué es esto?

GARCÍA
¿Aquí mi Isabel?
¿Don Gaspar aquí? ¿Hay sucesos
más raros?

CLARA
Yo estoy sin vida.

ISABEL
3025
A mí me falta el aliento.

MENDO
Esto ha de ser, don García.
Todos estamos suspensos,
pues venga lo que viniere.
Oíd, que yo soy el primero.
3030
Vos, que os habéis de casar
con doña Clara, aquí dentro
veis a don Gaspar; no dudo
que os hallareis con recelos.
Pues sabed que don Gaspar
3035
a Isabel está queriendo.

GASPAR
¿Cómo? ¿A Isabel? ¿Qué decís?

MENDO
Que si ha entrado aquí es por eso,
porque anoche a mi jardín
saltó desde el de don Diego.

DIEGO
3040
Eso no, piérdase todo,
que también yo soy primero.
Don Gaspar está delante
y dirá lo que hay en eso.

GASPAR
Don Diego, aguardad,
3045
que si os hallo muy resuelto,
no lo diré, mas por mí
y por vuestra hermana, quiero
decir la verdad: anoche
no entré en casa de don Diego,
3050
pero me empeñé en decirlo
por salir de aquel aprieto.

GASPAR
Al cuerpo me ha vuelto el alma.

MENDO
Pues desa suerte mi acero
vengue el honor de mi hija.

GASPAR
3055
Tened, que pues no hay medio
sino darla yo la mano,
yo se la doy desde luego.

MENDO
Eso es ya preciso.

GARCÍA
Y yo,
si la de Isabel merezco,
seré feliz.

DIEGO
3060
Yo lo soy
en que ella tenga tal dueño
y quede con esto firme
la amistad en nuestros pechos.

ORTUÑO
Y yo me caso con Juana
3065
porque se acabe con esto
El amor al uso, pues
el casarse es a lo viejo
y humilde su autor os pide
que perdonéis tantos yerros.