Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

SOLER: "Hay que reivindicar a Guillén de Castro, es un dramaturgo excluido injustamente del canon"

Eva SOLER // Universitat de València

1.    ¿Por qué se dedica a la investigación del teatro clásico español?

Como saben los que me conocen, mis investigaciones están centradas en la literatura del exilio español del 39 y de la posguerra. Empecé a trabajar en teatro clásico español al entrar en contacto con los profesores Joan Oleza y Teresa Ferrer. Llevo desde el año 2003 trabajando en Artelope, colaboré unos meses en DICAT y ahora mismo trabajo en CATCOM. El hecho de que yo provenga de la literatura del siglo XX me ha granjeado muchas críticas por parte de algunos investigadores del teatro clásico español, pero creo que mi entrega a los proyectos que he mencionado ha sido incuestionable.

2.    Actualmente, ¿qué investigación se encuentra desarrollando?

Desde hace varios meses estoy recopilando la poesía desconocida de José Díaz Fernández, escritor del primer tercio del siglo XX, más conocido por sus novelas El blocao y La venus mecánica. Llevo también algún tiempo trabajando en torno a las revistas literarias y culturales de posguerra; me interesa, sobre todo, la recepción del existencialismo literario en revistas como Índice. Además, estoy corrigiendo mi tesis para publicarla.

En lo que respecta al Siglo de Oro, estoy tratando de editar la traducción de Il Pastor fido de Battista Guarini realizada por Isabel Correa.
Por otra parte, al estar terminando mis estudios de Documentación, ámbito en el que me encantaría trabajar en el futuro, he empezado a formarme en Humanidades digitales pues he adquirido algunas competencias que creo que me facilitan bastante el aprendizaje en esta área.

3.    ¿Cuál es su obra de teatro clásico favorita y por qué razón?

No tengo una favorita, tengo muchas. Me encanta El Grao de Valencia de Lope, por motivos personales; la primera vez que la leí me produjo una gran sorpresa los universos sociales tan idealizados que Lope había creado en torno a ese espacio. Últimamente he estado releyendo La viuda valenciana y me fascinan los dobles sentidos: es una obra llena de matices, cada vez que la leo descubro cosas nuevas. Por otra parte, creo que hay que reivindicar a Guillén de Castro, es un dramaturgo excluido injustamente del canon.

4.    ¿A qué hispanistas profesa admiración?

Supongo que debería responder que admiro a Joan Oleza y a Teresa Ferrer, pero, para que no se me tilde de lisonjera, diré que profeso una gran admiración a tres compañeros: dos son Josefa Badía y Alejandro García-Reidy;  somos de la misma promoción y los he visto crecer como personas y como investigadores. El otro es mi gran amigo Félix Ernesto Chávez, que nos dejó hace dos años: era un investigador de raza, un adicto a las hemerotecas –como yo-  y en los meses antes de su muerte estaba rescatando textos poéticos de las románticas españolas, que, por desgracia, ya no verán la luz.

Además, admiro en general a los bibliógrafos de la literatura española y, en concreto, a los bibliógrafos del teatro clásico español. Hoy en día, con los catálogos automatizados y las bases de datos, es una investigación que ya no tiene demasiado sentido, pero el trabajo que han hecho estos hombres y mujeres es encomiable. Siguen siendo instrumentos esenciales para los bibliotecarios y los documentalistas.

5.    ¿Cuál es su referencia bibliográfica de cabecera?

Supongo que no puedo citar novelas o poemarios, así que diré que hace poco leí Mito clásico y ostentación de Sebastian Neumeister y me pareció un ensayo extraordinario.

6.    ¿Puede recordar un espectáculo de teatro clásico que le haya fascinado y explicar las razones?

Pues que me perdonen los hispanistas, pero el espectáculo de teatro clásico que me emocionó más fue una traducción al catalán de un texto de Shakespeare A Midsummer Night's Dream en el Teatre Micalet de Valencia (Joan Peris, 2001). Nunca había visto tanta magia en el escenario.
Después recuerdo con emoción el montaje de Calixto Bieito de La vida es sueño y el montaje de Eduardo Vasco de El alcalde de Zalamea que vi en el Teatro Bretón de Logroño en el 2012.

7.    ¿Qué obras le gustaría ver representadas sobre las tablas?

Hace poco he leído El jardín de Falerina, tanto la de Calderón como la escrita en colaboración por Calderón, Rojas Zorrilla y Coello y me interesaría saber cómo se las ingeniarían hoy para ponerlas en escena con mayores medios que en el XVII.
También me encantaría ver Progne y Filomena de Guillén de Castro; ese uso de la violencia que hay en las obras de Guillén podría dar mucho juego.

8.    ¿Cuáles son las principales dificultades que debe superar la investigación del teatro clásico español en el siglo XXI?

Yo creo que el principal problema es la transferencia a la sociedad de la investigación realizada en este campo. Las ediciones filológicas, las bases de datos y los catálogos bibliográficos son instrumentos que sólo revierten en el propio ámbito de la investigación filológica. Creo que hay dos sectores de la sociedad que están deseando colaborar con la investigación filológica: uno es el de los bibliotecarios, que siempre se muestran muy receptivos a las observaciones que podemos realizar sobre los registros catalográficos de manuscritos y de impresos de fondo antiguo; otro es el de los profesores de instituto; algunos están deseosos de poner en práctica proyectos y aplicaciones que estamos empezando a crear. Pero, como no hacemos difusión en este último ámbito, pues ni siquiera conocen lo que estamos realizando.

9.    ¿Qué valoración personal realiza del desarrollo y el uso de las nuevas tecnologías en la investigación del teatro áureo?

Me parece que sólo estamos en los albores del uso de las NTIC. Hay un punto muy positivo, que es el del acceso abierto (ARTELOPE, la colección EMOTHE y CATCOM son buenos ejemplos de ello), pero creo que el soporte web está empezando a quedarse desfasado para la lectura. Deberíamos lanzarnos ya a realizar libros electrónicos y aplicaciones (apps) tanto para la lectura de los textos que están en abierto como para la didáctica del teatro y del patrimonio teatral.

Patrocina